En la ciudad la población indocumentada se redujo sustancialmente pasando de 685.734 personas en 2010 a 450.864 personas en 2019, es decir, una reducción del 34.2 por ciento.

Jeanmarie Evelly

Read this story in English here.

Por muchos años fue difícil saber cómo se distribuía la población indocumentada a nivel local en los estados que comprenden los Estados Unidos a tal punto que para Robert Warren, uno de los demógrafos detrás de los nuevos estimados del Center for Migration Studies of New York (CMS por sus siglas en inglés), el mayor hallazgo de los datos que acaban de publicar es tener por fin una herramienta de información demográfica detallada sobre estas poblaciones.


“La sola existencia de esta herramienta es, por mucho, el hallazgo más sorprendente”, dice por teléfono Warren, quien fue uno de los primeros demógrafos que levantó datos precisos sobre la población inmigrante indocumentada en el país durante los años ochenta en el antiguo Servicio de Inmigración y Naturalización (Immigration and Naturalization Service o INS por sus siglas en inglés).

“Hasta hace siete años, teníamos algunos indicadores, pero no mucha más información”, agrega Warren.

El nuevo mapa nacional creado por CMS, basado en los datos de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense (American Community Survey o ACS por sus siglas en inglés) de la Oficina del Censo, muestra una serie de indicadores para la población indocumentada y elegible para ser naturalizada a nivel nacional, estatal y local.

Entre las tendencias que ilustra está la reciente reducción de la población indocumentada que en 2010 rondaba los 11.73 millones de personas y en 2019 se ubicó en 10.34 millones de personas, representando una reducción del 12 por ciento.

Además durante la presentación de esta base de datos a los medios de comunicación, Warren remarcó que cada vez hay más información que confirma que dos de cada tres inmigrantes indocumentados llegan ahora por avión y solo uno de cada tres viene a través de la frontera sur con México, en donde se han concentrado los esfuerzos en varias administraciones pasadas.

Educación, pobreza y salud

Otro de los indicadores más llamativos es el nivel educativo, específicamente a nivel de pregrado o superior, en el cual el 18.5 por ciento de los indocumentados del país dice estar en 2019. Entre el 2010 y el 2019 el porcentaje de personas con educación superior creció casi al mismo ritmo entre la población indocumentada (5.8 por ciento) y la población norteamericana (6.1 por ciento).

Sin embargo, al comparar estas dos poblaciones, la población norteamericana casi que dobla (36 por ciento) a los indocumentados en el porcentaje de población con un diploma (18.5 por ciento).

Tanto el estado de Nueva York como la ciudad reportan porcentajes más altos con 21.2 y 20.7 por ciento respectivamente de personas indocumentadas de 18 años o más con educación superior.

La situación de pobreza entre la población indocumentada es otro indicador que muestra avances. A nivel nacional se pasó de un 71.5. por ciento de esta población viviendo por encima del umbral de pobreza en 2010 a un 80.4 por ciento y la población por debajo o en el umbral de la pobreza se redujo de 28.5 por ciento en 2010 a 19.6 por ciento en 2019.

Si se comparan los niveles de pobreza entre la población indocumentada y estadounidense a nivel nacional, las personas indocumentadas tienen ahora un porcentaje mayor de población por debajo del umbral de pobreza que la población estadounidense hace una década, cuando en 2010 registraban 15.3 por ciento.

En esta categoría, tanto el estado de Nueva York como la ciudad reportan porcentajes más altos que las tendencias nacionales con un 83.9 por ciento de la población indocumentada viviendo por encima del umbral de pobreza en el estado y 16.1 por ciento de la población indocumentada por debajo o en el umbral de la pobreza.

La cobertura de salud es uno de los indicadores con grandes cambios pues en 2010 solo el 31.5 por ciento de la población indocumentada del país contaba con seguro médico y para 2019 casi la mitad de esta población, 49.9 por ciento, contaba con uno.

El estado de Nueva York vio un salto aún más grande en la cobertura de salud en esta población y logró que el 58.6 por ciento de personas indocumentadas accedieran a seguro médico, sin emabrgo la ciudad quedó dos puntos por debajo del estado, con 56.1 por ciento.

Del mismo modo como la población de personas indocumentadas se redujo a nivel nacional, en la ciudad y el estado de Nueva York también se vio una disminución. En el estado, por ejemplo, se pasó de casi un millón (916.611 personas) en 2010 a 641.683 personas indocumentadas, es decir, una reducción de casi el 30 por ciento.

En la ciudad la población indocumentada también se redujo sustancialmente pasando de 685.734 personas en 2010 a 450.864 personas en 2019, es decir, una reducción del 34.2 por ciento. Esta cifra es bastante cercana a la cifra que presenta la oficina del alcalde de Nueva York para asuntos de los inmigrantes (MOIA por sus siglas en inglés) que estima que hay 476.000 inmigrantes indocumentados en la ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *