La gobernadora Kathy Hochul dijo el 12 de noviembre que el estado había solicitado una reasignación de $996 millones de dólares al Departamento del Tesoro y que los funcionarios cerrarán el domingo el portal de solicitudes para el programa de asistencia de emergencia con el alquiler (ERAP por sus siglas en inglés).

Sadef Kully

Escena de una protesta en junio organizada por Housing Justice for All.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Translated by Daniel Parra. Read the English version here

El fondo de asistencia para el alquiler de $2.400 millones de dólares de Nueva York casi se ha agotado, lo que ha llevado a las autoridades estatales a luchar por una inyección de dinero federal para cubrir las rentas atrasadas de miles de inquilinos y propietarios afectados por el COVID-19, incluidos los solicitantes de bajos ingresos de la ciudad de Nueva York que actualmente están por fuera del programa.

La gobernadora Kathy Hochul dijo el viernes 12 de noviembre que había solicitado una reasignación de $996 millones de dólares al Departamento del Tesoro para cubrir las solicitudes existentes y cerró el portal de solicitudes del programa de asistencia de emergencia para el alquiler (ERAP por sus siglas en inglés) a la mayoría de las nuevas solicitudes el domingo.

La escasez de fondos llega en un momento difícil para los inquilinos y los propietarios ya que las protecciones contra el desalojo expirarán en poco más de dos meses. Después de un comienzo poco convincente, marcado por retrasos, errores e ineficacia, el programa ERAP comenzó a cobrar fuerza en agosto, asignando cientos de millones de dólares a los propietarios de Nueva York en nombre de los inquilinos de bajos ingresos que no podían pagar su alquiler como consecuencia de la pandemia. En total, casi 280.000 hogares han presentado solicitudes del ERAP y el Estado ha emitido pagos a 81.209 propietarios desde que se abrió el portal el 1 de junio.

“Aunque Nueva York ha acelerado la salida de la ayuda al alquiler y ha pasado de la cola a la cabeza entre los demás estados, todavía hay muchas personas que necesitan asistencia”, dijo Hochul.

Días antes al anuncio de Hochul, la Oficina Estatal de Asistencia Temporal y por Discapacidad (Office of Temporary and Disability Assistance, OTDA por sus siglas en inglés), que administra el programa, publicó una advertencia en su sitio web informando a los posibles solicitantes de que la financiación del ERAP estaba prácticamente agotada. Este mensaje alentó a las solicitudes de los inquilinos y propietarios en ocho condados específicos “donde las asignaciones aún no se han agotado”, incluyendo Nassau, Suffolk y Westchester.

“Aunque la OTDA sigue aceptando solicitudes, es probable que no haya fondos disponibles, excepto en las categorías que se indican a continuación”, afirma el sitio web con una lista de los condados elegibles. Los inquilinos que ganan entre $85.920 dólares a $128.880 dólares para una familia de tres personas en la ciudad de Nueva York —que corresponde al 80 y el 120 por ciento de los ingresos medios del área (AMI por sus siglas en inglés )— también pueden solicitarlo, indica OTDA. Los legisladores estatales promulgaron en septiembre nuevas protecciones contra el desalojo que también pusieron fondos a disposición de los inquilinos con mayores ingresos que tienen dificultades para pagar el alquiler.

Eso deja fuera a los inquilinos de bajos ingresos, que hasta ahora han constituido la gran mayoría de los solicitantes del ERAP. En todo el estado, alrededor del 69 por ciento de los solicitantes de ERAP informaron que ganan menos del 30 por ciento del AMI, es decir $32.200 dólares para una familia de tres, según los informes de la OTDA. Otro 20 por ciento gana entre el 30 y el 50 por ciento del AMI – no más de $53.700 para una familia de tres en la ciudad.

Los cinco condados que conforman la ciudad de Nueva York no estaban entre los que fueron  animados a solicitar financiación, sin embargo esto no ha frenado la demanda de los inquilinos necesitados, según las organizaciones sin ánimo de lucro encargadas de ayudar a los solicitantes de la Gran Manzana.

“La demanda no ha disminuido”, dijo Scott Auwarter, director ejecutivo adjunto de BronxWorks, organización que recibió una subvención de $5 millones de dólares para ayudar a los inquilinos del Bronx a solicitar la ayuda del programa ERAP. “Nuestro centro de llamadas está más ocupado que nunca. Estamos viendo un aumento en el número de clientes a los que se les ha denegado la ayuda del ERAP y estamos tratando de averiguar la mejor manera de manejar el proceso de apelación”.

Él dijo que no sabía que se estuviera planeando suspender el portal. Otra nueva ronda de financiación será esencial, dijo, porque muchos inquilinos no lo solicitarán hasta que sientan que están realmente en peligro de perder su apartamento. En muchos casos, eso no ocurrirá hasta dentro de dos meses, cuando las protecciones estatales contra el desalojo expiren el 15 de enero.

“La notificación más eficaz para que algunas personas lo soliciten es un aviso de desalojo”, dijo. “Me preocupa mucho que algunos de los inquilinos más necesitados aún no hayan solicitado la ayuda y no lo hagan hasta que se levante la moratoria de desalojos”.

El Programa Community Housing Improvement (CHIP por sus siglas en inglés), una organización que representa a 4.000 propietarios de viviendas de renta estabilizadas en la ciudad de Nueva York, comparte esa preocupación. CHIP realizó una encuesta entre sus miembros, que son propietarios de casi 70.000 unidades residenciales y descubrió que algo más del 44 por ciento de los hogares con retrasos en el pago habían solicitado la ayuda del ERAP.

CHIP dijo que de toda la población de apartamentos de alquiler estabilizado 123.000 hogares están en mora de alquiler y 54.304 han solicitado realmente ERAP. Eso deja a casi 69.000 hogares con atrasos pendientes que aún no habían solicitado.

CHIP afirma que los casi $1.000 millones de dólares que Hochul ha solicitado al gobierno federal probablemente serán suficientes para cubrir a los solicitantes actuales, pero no serán suficientes para pagar los atrasos de los inquilinos que aún no han solicitado la ayuda.

La delegación de Nueva York en el Congreso ha tratado de incitar al gobierno federal a actuar. Diecisiete representantes de todo Nueva York enviaron el viernes una carta conjunta a la secretaria del Departamento del Tesoro, Janet Yellon, apoyando la solicitud del estado e instando a liberar el dinero. El 25 de octubre, el Departamento del Tesoro publicó en su sitio web un formulario para que los estados soliciten ayuda adicional.

Brian Kavanagh, presidente de la Comisión de Vivienda del Senado, dijo que suspender las nuevas solicitudes era una “decisión catastrófica” porque las solicitudes sirven como protección contra el desalojo en el tribunal de vivienda.

La oficina de OTDA no respondió a una pregunta sobre si los inquilinos pueden enviar solicitudes después del domingo y utilizarlas como defensa contra los procedimientos de desalojo.

Mientras el estado espera el dinero adicional, la abogada supervisora de Legal Aid Society, Ellen Davidson, dijo que le preocupa que el cierre del portal el domingo sumerja un proceso difícil en el caos, ya que los inquilinos y los propietarios intentan seguir solicitando una ayuda que no existe.

Ella dijo que el despliegue temprano del portal ERAP no inspira mucha confianza.

“Hicieron un trabajo tan terrible con el lanzamiento de este programa y en este punto por fin llegamos a que la gente se está enterando de este programa y teóricamente estarían aplicando”, dijo Davidson. “Pero la idea de que cierren las solicitudes antes de volver a pedir más dinero es ridícula. Es como si dijeran a los inquilinos que están por su cuenta y que el Estado ya no está para ayudarles”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *