Todavía no está claro cuándo se abrirá a los solicitantes el último programa de asistencia de emergencia para el pago de alquiler del estado, aunque los funcionarios esperan que se ponga en marcha a finales de mayo. Mientras tanto, los defensores de los inquilinos y los grupos de derechos de la vivienda se están preparando para ayudar a miles de inquilinos a recopilar y presentar los formularios necesarios para solicitar la ayuda e inmigrantes indocumentados, pueden acceder a esta ayuda.

Sadef Ali Kully

Defensores de los inquilinos en una manifestación por la ayuda a la renta a principios de este año.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Translated by Daniel Parra. Read the English version here

Un programa de ayuda al alquiler del estado de Nueva York que pretende evitar miles de desahucios cubriendo los atrasos relacionados con el COVID está por llegar. Aún no está claro cuándo la iniciativa conocida como Emergency Rental Assistance Program (Programa de Asistencia de Emergencia para el Pago de Alquiler) o ERAP por sus siglas en inglés comenzará a aceptar solicitudes. 

El máximo responsable de los presupuestos del Estado de Nueva York dice que eso ocurrirá a finales de este mes. Los responsables de las agencias municipales dicen que el Estado les ha asegurado el mismo plazo de mayo.

Mientras tanto, los defensores de inquilinos y los grupos de derechos de la vivienda se están preparando para ayudar a miles de inquilinos a recopilar y presentar los formularios necesarios para solicitar la ayuda. Están corriendo la voz y animando a los posibles solicitantes a preparar sus documentos requeridos con antelación, basándose en la información publicada en línea a principios de este mes por la Oficina Estatal de Asistencia Temporal y por Discapacidad (Office of Temporary and Disability Assistance, OTDA por sus siglas en inglés), que administrará el programa de $2.400 millones de dólares. Muchas organizaciones sin ánimo de lucro han empezado a recibir fondos del estado para ayudar con las solicitudes, y un puñado de organizaciones también recibirán contratos de la ciudad para impulsar la divulgación y el apoyo.

“Estamos haciendo los preparativos y asegurándonos de que tenemos la mano de obra, pero probablemente va a ocupar nuestras vidas durante un tiempo”, dijo Justin La Mort, un abogado supervisor de Mobilization for Justice (MFJ). “Mucha gente va a solicitar este programa”.

Si bien el estado aún no ha abierto solicitudes, OTDA ha resumido información clave para ayudar a los inquilinos a prepararse para enviar sus formularios para acceder al alivio del alquiler una vez que el programa se lance oficialmente.

¿Cómo funcionará el programa?

La gestión del programa de asistencia de emergencia para el pago de alquiler por parte de la OTDA supone un gran cambio con respecto a la anterior e inadecuada iniciativa llevada a cabo por la División de Hogares y Renovación de la Comunidad del Estado. OTDA administra los beneficios y derechos y está mejor situado para administrar este tipo de iniciativa, dijo La Mort.

El programa de ayuda a la renta pagará a los propietarios hasta un año de alquileres atrasados en nombre de los inquilinos que cumplan los requisitos. El Estado también pagará hasta tres meses futuros a algunos solicitantes que todavía tienen dificultades para obtener ingresos y pagar el alquiler.

Los hogares elegibles deben ganar menos de $95.450 dólares para una familia de cuatro personas en la ciudad de Nueva York (basado en el Ingreso Medio del Área, Area Median Income o AMI por sus siglas en inglés) y demostrar que han perdido su trabajo o sus ingresos durante la pandemia o que se han visto afectados de alguna manera por la crisis financiera de COVID-19.

En una sección detallada de preguntas frecuentes en el sitio web de la OTDA, la agencia dice que dará prioridad a la ayuda para el alquiler a los hogares que ganen menos del 50 por ciento del AMI y que incluyan a un veterano, a alguien que haya estado desempleado durante al menos 90 días, a una persona que sufra violencia doméstica o a un superviviente de trata de personas. La OTDA también dará prioridad a los neoyorquinos de bajos ingresos que vivan en una casa móvil, en un edificio con menos de 21 unidades o en una comunidad “desproporcionadamente afectada por el COVID-19” (la agencia aún está ultimando la lista de las comunidades que se incluirían, según un portavoz).

El estado se centrará a continuación en los solicitantes que ganan el 50 por ciento del AMI pero no tienen un miembro del hogar en esas clases especiales o situaciones de vida, seguido por los solicitantes en el 80 por ciento o menos de AMI. Después de los primeros 30 días del programa, la OTDA considerará las solicitudes por orden de llegada, dice el sitio web.

El programa cubrirá hasta 12 meses de atrasos acumulados a partir del 13 de marzo de 2020, y hasta tres meses de pagos futuros de alquiler para los hogares que se espera que paguen más del 30 por ciento de sus ingresos en alquiler. El programa ERAP también cubrirá hasta 12 meses de facturas de servicios eléctricos o de gas sin pagar desde el 13 de marzo de 2020 y el dinero se entregará directamente a los propietarios o a las empresas de servicios públicos. 

¿Qué documentos debe alistar?

La misma página de preguntas frecuentes en el sitio web de la OTDA también ofrece una lista de documentos que los solicitantes deben presentar para demostrar su identidad y el impacto financiero de la pandemia de COVID.

Los materiales de identificación requeridos incluyen: 

  • Identificación personal de todos los miembros de la familia. Se acepta identificación con fotografía, licencias de conducción disponibles para inmigrantes indocumentados en Nueva York.
  • El número de la Seguridad Social de todos los miembros de la familia que tengan uno. Las personas que no tienen número de la Seguridad Social, como los inmigrantes indocumentados, pueden acceder a esta ayuda.
  • Prueba de residencia y ocupación actuales. Los inquilinos pueden presentar un contrato de alquiler firmado o un recibo de alquiler. El programa ERAP también aceptará una factura de servicios públicos, los registros escolares, un extracto bancario, el correo con el nombre del solicitante, una factura del seguro o un permiso de conducir con la dirección del domicilio.
  • Prueba del costo del alquiler, en particular una copia de un contrato de arrendamiento. El ERAP aceptará un contrato de alquiler firmado aunque haya vencido. Los inquilinos que vivan de manera más informal sin contrato de alquiler pueden presentar un recibo de alquiler, un cheque cancelado o un giro postal. Si no existe ninguno de esos documentos, el propietario puede dar fe de la residencia del inquilino. 

Cuando se le preguntó por los inquilinos que alquilan o subarriendan una sola habitación, un portavoz de la OTDA citó la guía del sitio web y dijo que la persona debe presentar una carta del arrendador o del propietario para poder optar a la ayuda al alquiler. 

El portavoz no facilitó la fecha de inicio del programa.

Comprobante de ingresos para documentar la elegibilidad

Los solicitantes deben presentar una prueba de sus ingresos para tener derecho a la ayuda. Esta prueba puede presentarse de varias formas indicadas por la OTDA:

  • Documentos que demuestren los ingresos mensuales del mes anterior más reciente, como recibos de nómina, avisos de ingresos en cuentas bancarias o carta de beneficios de desempleo u otro comprobante.
  • Documentos que demuestren los ingresos anuales para el año 2020, como un formulario de impuestos W-2, un formulario de impuestos 1099, una declaración de impuestos.
  • La OTDA también aceptará la “auto declaración de ingresos” en algunas circunstancias en las que no existan documentos de ingresos.

La Mort dijo que el componente de auto declaración será esencial para garantizar que las personas que trabajaron debajo de la mesa antes de la pandemia puedan acceder a la asistencia de alquiler a la que tienen derecho. Muchos no podrán presentar documentos de prueba de ingresos más formales, dijo.

Lo mismo ocurre con las personas que alquilan habitaciones individuales dentro de apartamentos más grandes o que subarriendan sin que sus nombres aparezcan en un contrato de alquiler, dijo. La palabra del propietario será la clave.

“Cuanto más informal, más difícil es de probar”, remarca. “Y las comunidades más marginadas son las que viven en estos entornos”. 

Esas fueron las mismas comunidades dejadas atrás por los anteriores esfuerzos de ayuda al alquiler del Estado que no llegaron a muchos inquilinos necesitados porque había demasiados materiales engorrosos que presentar, dijo La Mort. El estado asignó menos de 40 millones de dólares de los 100 millones reservados para los inquilinos a través de ese programa.

La abogada de Legal Aid Society, Ellen Davidson, dijo que, hasta ahora, la OTDA parece estar dispuesta a administrar el programa en nombre de los inquilinos que no pueden presentar documentos que demuestren claramente su elegibilidad.

Los solicitantes que no tengan acceso a Internet probablemente serán remitidos a organizaciones comunitarias para que les ayuden, dijo Davidson. 

Varias organizaciones, incluidas las que atienden a inmigrantes, ya han puesto en marcha iniciativas para informar a los clientes y a los miembros de la comunidad sobre el proceso de solicitud. 

Make the Road New York ha creado los sitios web rentreliefny.org, en inglés, e inquilinosny.org, en español, para ofrecer actualizaciones periódicas sobre el proceso de solicitud y las oportunidades de asistencia.

La abogada supervisora de Make the Road New York, Jennie  Stephens-Romero, dijo que su organización coordinará con otras agencias después de que el estado emita una lista de grupos que proporcionarán asistencia para la solicitud de esta ayuda. El programa representará una gran parte de la carga de trabajo, pero la reciente extensión de las protecciones estatales contra el desalojo dará a los inquilinos un poco más de espacio para solicitar asistencia, dijo.

La magnitud de la crisis

Legisladores, defensores y funcionarios de la ciudad estiman que decenas de miles de neoyorquinos corren el riesgo de ser desalojados cuando las protecciones existentes terminen el 31 de agosto. Los alguaciles han ejecutado sólo 10 desalojos residenciales desde el 16 de marzo de 2020, según los registros de la ciudad. En cambio, sólo en enero de 2020 se produjeron 1.598 desalojos.

La Oficina de Administraciones Judiciales de Nueva York (New York Office of Court Administrations) estima que “varios miles” de inquilinos se enfrentan a casos de desalojo por falta de pago en el tribunal de vivienda, aunque los tribunales no tienen un número exacto, dijo el portavoz Lucian Chalfen. El dinero del ERAP podría resolver inmediatamente un caso de impago presentado desde marzo de 2020, simplemente dando al propietario el dinero que se le debe.

En marzo, Chalfen dijo que había 130.000 casos de desalojo pendientes en la ciudad de Nueva York antes de que el estado impusiera las restricciones por el coronavirus un año antes. Un número incalculable de casos se ha resuelto extrajudicialmente desde entonces, dijo. 

Davidson dijo que los casos judiciales pendientes no son la mejor medida para determinar cuántas personas se enfrentan a un eventual desalojo. Muchos propietarios saben que presentar un nuevo caso ante el tribunal de vivienda sería una pérdida de tiempo y dinero en medio de la congelación de los desalojos y, en su lugar, esperan a que expiren las protecciones actuales.

La encuesta PULSE de la Oficina del Censo de Estados Unidos ofrece una imagen más clara de la crisis de los alquileres, dijo Davidson. Las cifras son nefastas: entre el 16 y el 28 de abril, más de un tercio de los encuestados en el estado de Nueva York afirmaron no estar al día en el pago del alquiler o la hipoteca y que el desalojo o la ejecución hipotecaria en los próximos dos meses era “muy probable” o “algo probable”.

El alcance de la crisis es difícil de calibrar, “pero parece enorme”, dijo Davidson.

“Todo el mundo en la ciudad está respirando hondo para prepararse a pasar los próximos meses para ayudar a tanta gente como sea posible”, añadió.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *