Un análisis de la oficina independiente que analiza el presupuesto de la ciudad de Nueva york (Independent Budget Office o IBO por sus siglas en inglés) muestra cuáles son los gastos en servicios de traducción y de empleados de la ciudad que prestan estos servicios.

NYC Health Dept.

Póster del Departamento de Salud en dos idiomas diferentes.

El 3 de junio la oficina independiente que analiza el presupuesto de la ciudad de Nueva york (Independent Budget Office o IBO por sus siglas en inglés), que proporciona información no partidista sobre el presupuesto, publicó un breve análisis sobre los gastos de la ciudad en servicios de traducción, enfocándose especialmente en los gastos de los empleados de la ciudad cuyo trabajo implica la prestación de servicios de traducción.


Este análisis de la IBO vino luego de que la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, recibiera una serie de quejas por parte de organizaciones sin fines de lucro de la ciudad que sirven a poblaciones que no dominan el inglés o tienen un dominio limitado del idioma (limited English proficiency o LEP por sus siglas en inglés), porque no podían encontrar información impresa disponible en varios idiomas.

Según la Ley Local 30 de 2017 (Local Law 30 de 2017 o LL30) la ciudad de Nueva York requiere que los organismos municipales proporcionen interpretación telefónica en al menos 100 idiomas y traduzcan sus documentos más distribuidos a los 10 idiomas designados en toda la ciudad. En este momento esos idiomas son español, chino, ruso, bengalí, haitiano, coreano, árabe, urdu, francés y polaco, y para la información digital las agencias de la ciudad se apoyan en el traductor de Google para dar una versión de la información.

El análisis de la IBO mostró que las entidades de la alcaldía básicamente no tienen un presupuesto específico dedicado exclusivamente a los servicios de traducción y, en cambio, recurren a contratistas. El costo de esos contratos durante el año fiscal de 2020 fue de $20 millones, un aumento de $5 millones de dólares debido en parte a los gastos relacionados con la pandemia.

En comparación, en 2018 el costo de estos contratos fue de $13.5 millones dólares y de $12.9 millones en 2019. El mayor contratista de la ciudad para prestar servicios de traducción fue la compañía Language Line Services Inc que proporciona servicios de traducción por teléfono, traducción de documentos, traducción a través de vídeo, de lenguaje de señas, y además es contratista de las cortes de justicia del estado de Nueva York.

Actualmente, la ciudad emplea a unas 50 personas en puestos relacionados con servicios de traducción, y de acuerdo con la nómina de la ciudad, estos trabajadores tienen un salario promedio anual de $63.000 dólares, o $93.000 dólares con todas las prestaciones.

La mayoría de estos cargos se concentran en cinco grandes agencias de la ciudad: la Autoridad de la Vivienda de Nueva York (NYCHA por sus siglas en inglés), el departamento de salud, educación y dos fiscalías de condado.
El director de revisión presupuestaria de la IBO y líder del análisis, Jonathan Rosenberg, cree que muchas entidades de la alcaldía probablemente le piden a su propio personal apoyo con la traducción.

Así que si la ciudad tuviera que contratar a un traductor a cargo de la preparación de documentos en cada uno de los 10 idiomas más comunes, esto costaría unos $930.000 dólares anuales empleando solo a un traductor por cada idioma.

En comparación con otros servicios prestados por la ciudad y teniendo en cuenta que el presupuesto de la ciudad de Nueva York es de unos $100.000 millones de dólares, si se optara por tener un servicio de traducción centralizado de la ciudad, “un millón de dólares de gasto [en este servicio de traducción] sería [mínimo, como] una sola gota en una cubeta”, dice Rosenberg.

Rosenberg resalta que no se analizaron quejas al servicio de idiomas, o si hubo respuesta oportuna a este tipo de quejas del público.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *