Grandes diferencias en dinero recaudado para la campaña separan a los candidatos en el distrito 8 que incluye barrios de Manhattan y el sur del Bronx.

NYC GIS, NYC Council, NYC CFB, Glover & Onativia campaigns

Grandes diferencias en dinero recaudado para la campaña separan a los candidatos en el distrito 8 que incluye barrios de Manhattan y el sur del Bronx.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Read the English version here.

Las elecciones primarias de los partidos para las elegir los candidatos al Concejo de Nueva York de 2021 están a la vuelta de la esquina, con la particularidad de que desde el año pasado 28 concejales (26 demócratas y 2 republicanos de un total de 51 concejales) dejan sillas vacías debido a los límites de reelección, mientras que algunos representantes buscan la reelección.

Justamente este es el caso con las elecciones para el Concejo del distrito 8 de la ciudad donde Diana Ayala está buscando la reelección y tres candidatos adicionales están en el boleto: Antoinette D. Glover, Tamika Mapp and Manuel Onativia.


Ayala nació en Puerto Rico y ha trabajado en el distrito por más de 20 años. Comenzó trabajando como directora del centro para adultos mayores en East Harlem y luego se fue a formar parte del equipo de la expresidenta del Concejo de la ciudad, Melissa Mark-Viverito, primero como directora de servicios para constituyentes y luego como subjefa de gabinete.

Ayala llegó al cargo luego de ganar las elecciones en 2017 para ocupar el cargo que antes ocupaba su jefa, Melissa Mark-Viverito, con quien trabajó por más de una década. Durante las elecciones primarias de 2017, programadas en ese entonces para el 12 de septiembre y que ahora están programadas para el 22 de junio, Ayala se enfrentó y derrotó al actual Asambleísta Estatal Robert Rodríguez, Israel Martinez y Tamika Mapp en las primarias del partido demócrata. El margen por el que Ayala ganó en esa elección estuvo cerrado. Ayala logró el 43.5 por ciento de votos, mientras que Rodriguez obtuvo el 42.2 por ciento de estos dejando a Ayala con el cargo con menos de 150 votos de diferencia entre los dos. Luego, Ayala ganó fácilmente las elecciones generales en el distrito fuertemente demócrata.

En las elecciones de 2017, Mapp ocupó el tercer puesto logrando el 9.7 por ciento de votos, es decir menos de mil votos. Mapp no solo se ha lanzado como candidata para el Concejo de la ciudad sino también fue candidata en 2020 a la Asamblea Estatal para representar al distrito 68 de Nueva York. Mapp y Rodriguez compitieron por el escaño y Rodriguez ganó. Si este año Mapp logra convocar los más de 5.500 votantes que tuvo el año pasado, entonces puede que esta sea una votación apretada.

Pero la falta de fondos podría ser un obstáculo para tres candidatos. Mapp ha recaudado $4.352 dólares, dice por teléfono, lo cual es unos cuantos dólares más de lo que muestra el registro de la Junta de Financiamiento de Campañas Electorales de la Ciudad de Nueva York  ($4.189 dólares).

Onativia dice que no está recaudando dinero. “No estoy en el programa de financiación de la junta”, dice por teléfono, y añade que está haciendo las cosas a la vieja usanza, repartiendo algunos folletos y llamando a las puertas. Glover tampoco está registrada en la Junta de Financiamiento de Campañas Electorales de la Ciudad de Nueva York (NYCCFB por sus siglas en inglés), y ni Glover ni Onativia tienen una plataforma en línea.

Ayala, por otro lado, ha recaudado más de $48.000 dólares para su campaña de reelección de este año, así que recibirá fondos de complemento del NYCCFB. Si bien la recaudación de Ayala no es grande —otro concejal por ejemplo, Rafael Salamanca, ha reunido 13 veces más—, esta diferencia pone a Mapp en una desventaja financiera de 10 a 1.

“Yo empecé a recaudar fondos en febrero [de 2021]. Hay un total de 97 contribuciones, 36 de ellas de nuestro distrito”, dice Mapp, quien cree que será capaz de competir a pesar de no contar con muchos fondos.

Onativia también espera obtener números similares a los de 2020, cuando obtuvo 2.482 votos para ser el jefe masculino de la asamblea distrital 68. Glover también se postuló en 2020 para ser la jefa femenina de la asamblea distrital 68, pero después de que su madre muriera a causa del COVID-19, “renuncié. Me olvidé de que estaba en la boleta de votación”, dice por teléfono. Quedó en cuarto lugar con 1.399 votos.

Glover es pastora de la iglesia que ella llama Universal Soul Saving Church Of Jesus Christ, una iglesia sin templo ni ubicación específica, ya que se dedica a predicar en la calle. “Voy donde me invitan o donde la gente se congrega en las calles”, dice. Glover se presenta al cargo porque ve una falta de inversión en el este de Harlem, donde ha visto a políticos de todo tipo llegar para hacerse fotos repartiendo comida, o haciendo promesas de campaña para luego desaparecer.

“Quiero que la Autoridad de la Vivienda de Nueva York (NYCHA por sus siglas en inglés) empiece a educar a sus inquilinos sobre todos los recursos disponibles para ellos”, dice Glover. Para reducir la delincuencia y la violencia con armas de fuego en la zona, Glover propone volver a ver agentes de policía sobre el terreno y “traer la comisaría de la PSA de vuelta a las casas de NYCHA”, pero también “traer a los trabajadores sociales para que se ocupen de los problemas de salud mental, y al Departamento de Servicios para Personas sin Hogar para que se ocupen de las personas sin hogar”.

Onativia, por su parte, ha trabajado los últimos 15 años consiguiendo contratos como consultor de paisajismo. Su propuesta de campaña aborda dos áreas: NYCHA, la mayor agencia de vivienda pública del país, y sacar a los jóvenes de la calle y de las pandillas.

En cuanto a NYCHA, Onativia quiere limpiar y restaurar las viviendas públicas, e idear una mejor forma de gestionar la basura que se acumula en los edificios de NYCHA. Planea sacar a los niños de la calle ofreciendo una recompensa a los que se inscriban en un programa y completen seis meses sin recibir ayudas al desempleo, de modo que el trabajador “recibiría $1.500 dólares a los tres meses, y luego $1.500 a los seis”, explica.

Mapp es la fundadora y directora ejecutiva de East Harlem Insurance Brokerage and Tax Service, sirvió en el ejército, hizo parte de las Girl Scouts y ahora es miembro del Comité Estatal Demócrata (Democratic State Committeewoman) y del Comité del Condado (County Committee Woman).

La plataforma de Mapp se centra en la vivienda, oponiéndose al Plan de Cambio de la NYCHA (NYCHA’s A Blueprint for Change) y quiere cambiar el modo en que la ciudad calcula el Ingreso Medio del Área (AMI) en el que se basan los alquileres de las viviendas asequibles; actualmente, según la ley federal, el AMI de la ciudad de Nueva York se basa en datos regionales que lo hacen más alto.

El distrito 8, que incluye barrios de Manhattan y el sur del Bronx, es uno de los dos únicos distritos de los 51 distritos del Concejo que abarca partes de dos condados (el otro es el distrito 34 que incluye barrios de Brooklyn y Queens). El distrito 8 está compuesto por los barrios de East Harlem (también conocido como El Barrio), Mott Haven, Highbridge, Concourse, Longwood y Port Morris. 

La vivienda es una de las principales preocupaciones en todo el distrito. En East Harlem, por ejemplo, la junta de la comunidad (Community Board 11) ha estado pidiendo que se aborden problemas específicos que afectan el área como la falta de alquileres accesibles ya que el 38.3 por ciento de los hogares en la zona gastan el 35 por ciento o más de sus ingresos en el alquiler y la gentrificación de la zona es una constante amenaza para sacarlos del área.

Para Afua Atta-Mensah, directora ejecutiva de la organización Community Voices Heard, el gran problema en el distrito 8 es “acceso a oportunidades reales de vivienda en la zona”, dice por teléfono. 

El otro gran problema es la educación. En el distrito viven muchos trabajadores esenciales, explica Atta-Mensah, así que muchos de ellos se enfrentaron al problema de elegir entre educación a distancia para evitar contagios versus la preocupación por no recibir la misma calidad de educación. 

Sobre este tema Mapp quiere que se impartan clases de conocimientos financieros y educación cívica para todos los grados, así como aumentar el bono para las guarderías familiares y hacer de internet un servicio público.

Mapp dice que apoya el Green New Deal para NYC y dice que uno de los puntos de la agenda más personales es el de justicia para los discapacitados. Allí propone que las reuniones de la alcaldía y de la Junta Comunitaria tengan subtítulos a través de vídeo y que haya acceso a Lenguaje de Señas Americano (ASL por sus en inglés) durante las reuniones legislativas.

Ayala, por otro lado, ha dicho que busca la reelección porque quiere seguir luchando por la comunidad mientras se recuperan de la pandemia, así como quiere seguir avanzando en la lucha contra la crisis de los opioides y en salud mental.

De acuerdo con cifras de la ciudad las muertes por sobredosis aumentaron durante el primer trimestre de 2020, empatando así con una tendencia que se vio también a nivel nacional. Sin embargo, en el distrito 8 la tasa de sobredosis entre los residentes del sur del Bronx y del este de Harlem estuvieron entre las más altas de la ciudad. Por ejemplo, en barrios como Highbridge y Morrisania (que no hace parte del distrito 8) y Mott Haven y Hunts Point (que tampoco hace parte del distrito 8) la tasa de las muertes por sobredosis por cada 100.000 habitantes dobla la media de la ciudad de Nueva York que se ubicó en 21.2.

En su primer término, Ayala ascendió rápidamente y se ganó un puesto de liderazgo como copresidenta del caucus progresista y es la actual presidenta del comité de asuntos del consumidor y licencias comerciales del concejo de la ciudad. También ha sido fuertemente criticada desde 2018 por votar a favor de la construcción de una cárcel en Mott Haven, al sur del Bronx, como parte del plan para cerrar la cárcel de Rikers.

A diferencia de otros concejales como Stephen Levin (de Brooklyn), Margaret Chin (de Manhattan) y Karen Koslowitz (de Queens) que apoyaron la construcción de cárceles en sus condados, Ayala es la única representante de ese grupo que busca reelección este año, y si bien Mapp no está retomando ese enfado de la comunidad, es posible que el asunto vuelva a resurgir a medida que la ciudad avanza en sus planes para construir cuatro nuevas cárceles en los condados y que ahora se espera que estén terminadas para 2027.

Mapp ha dicho que se opondría a las cárceles en los condados y combatiría el desempleo promoviendo el alza del salario mínimo de la ciudad para que suba a $20 dólares por hora (lo que requeriría un cambio en la ley Estatal). Además tendría a disposición en su oficina a personal entrenado para hablar en español, francés, creole y chino y contaría con un asesor en temas de inmigración. Por último, Mapp dice apoyar la idea de conceder el derecho de voto a los inmigrantes que viven en la ciudad, un punto de división que ha ganado fuerza en la campaña por la alcaldía de Nueva York.

En el historial de Ayala se puede encontrar el respaldo a 46 proyectos de ley durante sus más de tres años en el Concejo, incluyendo propuestas relacionadas con el uso de carriles de autobús por parte de Access-a-Ride, la gestión policial en episodios de enfermedad mental, la transparencia sobre las lesiones en las viviendas públicas, los jardines comunitarios y el uso de pesticidas. Catorce de sus proyectos de ley se han convertido en leyes, entre ellas las medidas relativas a la ayuda para el entierro, las disposiciones para las personas no conformes con el género y la lucha contra la discriminación por edad y fuente de ingresos. Además, Ayala ha presentado una resolución que pide al Congreso que apruebe el proyecto de ley de Autodeterminación de Puerto Rico de 2020


Council Countdown es una asociación entre City Limits, City & State, Gotham Gazette y The Queens Daily Eagle que ofrece cobertura de las elecciones al Ayuntamiento de Nueva York de 2021.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *