Rubiela Correa es una de las personas que hizo parte de la huelga de hambre para presionar al Estado de Nueva York para que creara el fondo de los trabajadores excluidos (Excluded Workers Fund).

El 7 de abril terminó la huelga de hambre que hicieron por 23 días varios trabajadores neoyorquinos para que se aprobara el fondo de $2.100 millones de dólares. Este fondo para trabajadores excluidos (Excluded Workers Fund) hace parte del presupuesto estatal de Nueva York. 


Previo a la huelga, estos trabajadores marcharon por las calles de la ciudad pacíficamente durante meses e hicieron plantones afuera de la oficina del gobernador Andrew Cuomo. Además, contaban con el apoyo de varios miembros del ala progresista en el Senado y la Asamblea del estado de Nueva York, que hasta ese miércoles de abril aprobó el presupuesto estatal y con ello se creaba un fondo para trabajadores excluidos que dará ayudas económicas a trabajadores indocumentados.

Entre quienes participaron en lo que se llamó el “Ayuno por los olvidados” (Fast for the Forgotten) frente a la Catedral de St. John the Divine y completaron 23 días sin comer está Rubiela Correa o “Rubi”, como prefiere que la llamen.

Rubi salió de Colombia y antes de la pandemia tenía ingresos que le permitían vivir en la ciudad y enviar dinero de vuelta a su hijo. Con la pandemia perdió sus ingresos, sus ahorros, ha dejado de pagar la renta y no ha podido enviar dinero a su hijo.

A continuación nuestra conversación.

Ciudad Sin Límites, el proyecto en español de City Limits, y El Diario de Nueva York se han unido para crear el podcast El Diario Sin Límites para hablar sobre latinos y política. Para no perderse ningún episodio de nuestro podcast “El Diario Sin Límites” síguenos en Spotify, Soundcloud, Apple Podcast y Stitcher. Todos los episodios están allí. !Suscríbete!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *