El rediseño de Medicaid en el estado bajo el mandato del exgobernador Andrew Cuomo incluía un plan para reformar el sistema poco financiado de atención de salud mental para niños, pero casi una década después, los defensores y expertos dicen que el acceso a los servicios de salud mental para jóvenes en Nueva York apenas ha mejorado. Incluso, puede haber empeorado.

Michael Appleton/Mayoral Photography Office

Una escena del primer día de clase en septiembre de 2020 en un colegio público de Manhattan.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Translated by Daniel Parra. Read the English version here

En 2011, el exgobernador Andrew Cuomo ordenó una revisión del sistema estatal de Medicaid, incluida la reforma de la cobertura para los aproximadamente 2 millones de niños de todo Nueva York inscritos en Medicaid para niños.

En el núcleo del plan de rediseño de Medicaid para niños estaba la ampliación y optimización de los servicios de salud mental para jóvenes —que son utilizados por aproximadamente el 10 por ciento de los niños del estado en Medicaid cada año— y que anteriormente se proporcionaban a través de una serie de programas de exención que, según los defensores y los clientes, conducía a una atención fragmentada y deficiente.

El rediseño tenía como objetivo ofrecer una gama más amplia de opciones de tratamiento a más afiliados a Medicaid menores de 21 años, así como un cambio en los servicios de salud mental y de trastornos por uso de sustancias en menores. El objetivo, según las autoridades, era ampliar la red estatal de “servicios y apoyos orientados a la recuperación en la comunidad” para que los niños pudieran acceder a atención más temprana y más cercana a sus hogares, y así evitar los costosos tratamientos en las salas de emergencia y en los hospitales, y prevenir problemas de salud mental más complejos en el futuro.

El rediseño, que también incluía un cambio en los servicios de salud mental y de trastornos por uso de sustancias, tenía como objetivo ofrecer una gama más amplia de opciones de tratamiento a más afiliados a Medicaid menores de 21 años. El objetivo, dijeron los funcionarios, era expandir la red estatal de “apoyos y servicios centrados en recuperación y orientados hacia la comunidad” para que los niños pudieran acceder a atención temprana y más cercana a sus hogares.

Pero casi una década después del anuncio del rediseño, los defensores y expertos dicen que el acceso a los servicios de salud mental de los jóvenes en Nueva York no ha mejorado sustancialmente. Incluso, puede haber empeorado. Si bien las hospitalizaciones han caído —un 20 por ciento menos de jóvenes inscritos en Medicaid se alojaron diariamente en camas psiquiátricas estatales y en centros de tratamiento residencial entre 2012 y 2019—, la atención comunitaria que se prometió para ayudar a prevenir la necesidad de esos servicios más caros e intensivos no se ha invertido adecuadamente, según un informe reciente del centro The New School’s Center for New York City Affairs (CNYCA).

Esto puede significar tiempos de espera de meses para los jóvenes que necesitan atención, ya que luchan por conseguir un terapeuta o un lugar en el programa de tratamiento en un sistema que, según los defensores, ha sufrido durante mucho tiempo una escasez de proveedores y décadas de falta de inversión. Al carecer de opciones adecuadas para estos pacientes, algunos jóvenes en crisis terminan yendo en bicicleta a la sala de emergencias y al hospital. En 2019, más de un tercio de los jóvenes neoyorquinos hospitalizados para recibir atención psiquiátrica regresaron a la sala de emergencias nuevamente en tres meses, encontró el informe de CNYCA, uno de los principales problemas que el rediseño tenía como objetivo prevenir.

“Creo que para la mayoría de las familias, dirían que nada ha cambiado. Siempre ha sido difícil, sigue siendo difícil, y los servicios que necesitan no están ahí”, dijo la directora del CNYCA, Kristin Morse, a City Limits. “El plan actual es bueno. Debería funcionar. Sólo que nunca se ha financiado”.

Esa falta de inversión estatal en las opciones de tratamiento en la comunidad se evidencia en lo poco que los niños de Nueva York con Medicaid están recibiendo realmente, dice el centro. Después de retrasar la expansión prometida de esos servicios durante varios años, el estado comenzó a desplegar dos nuevos paquetes de servicios de salud mental en 2019. El primero incluye una lista de 18 diferentes servicios basados en el hogar y la comunidad (Home and Community Based Services o HCBS por sus siglas en inglés) destinados a niños en riesgo de hospitalización, y un segundo paquete de seis servicios de apoyo y tratamiento para niños y familias (Children and Family Treatment and Support Services o CFTSS por sus siglas en inglés) con problemas sociales, emocionales y conductuales, problemas de salud y uso de sustancias.

Pero, una vez más, solo una fracción de los niños y adolescentes con Medicaid que son elegibles para tales servicios los están recibiendo. De los aproximadamente 200.000 jóvenes que el estado estima que son elegibles para CFTSS, poco más de 8.000 inscritos fueron tratados a través de uno de esos programas en octubre de 2020 (el último mes disponible al momento de la ejecución del informe de CNYCA, señalan sus autores). Entre el inicio de 2019 y abril de este año, poco más de 20.000 niños han sido atendidos a través de CFTSS y solo el 10 por ciento de los que son elegibles, según el informe.

Un vacío similar para quienes reciben tratamiento a través de los programas de HCBS, que incluyen cosas como apoyo a la familia, ayuda en habilidades sociales y de vida para los jóvenes con problemas de desarrollo y los cuidados paliativos para los jóvenes con enfermedades potencialmente mortales. De los 65.000 inscritos en Medicaid que se calcula que tienen derecho a recibir HCBS, poco más de 2.000 los utilizan en un mes dado, afirma CNYCA.

“Llevamos un par de años en esto y parece muy claro que la promesa del rediseño de Medicaid no se ha cumplido”, dijo Alice Bufkin, directora de políticas para la salud de niños y adolescentes en el Comité Ciudadano para los Niños de Nueva York (Citizens’ Committee for Children o CCC por sus siglas en inglés, que es un financiador de City Limits). “Y lo que eso significa, si dejamos de usar palabras de jerga, es que los niños necesitan desesperadamente servicios, y no los están recibiendo”.

Además del retraso, la falta de financiación es otro problema. El estado estimó que la plena aplicación del plan de rediseño de Medicaid para niños requeriría cerca de $64 millones de dólares, pero hasta ahora solo se han financiado $15 millones para la transición, según el CCC. Y las tasas de reembolso para los proveedores sin ánimo de lucro seleccionados para ofrecer los servicios también son bajas, argumentan los defensores, lo que dificulta que estas mantengan los programas con todo su personal.

Y mientras tanto, la necesidad está ahí: aproximadamente 1 de cada 5 niños del estado tiene una condición emocional, de comportamiento o de desarrollo, mientras que el suicidio es la segunda causa de muerte de los neoyorquinos de entre 15 y 19 años. La pandemia del COVID-19 no ha hecho más que exacerbar estos problemas, dicen los defensores, ya que los jóvenes siguen lidiando con el aislamiento y el estrés de la pandemia. Y miles de niños en todo el estado han perdido a uno de sus padres a causa del coronavirus.

Por su parte, las autoridades médicas de Nueva York afirman que el rediseño de Medicaid ha permitido reinvertir aproximadamente $100 millones de dólares (procedentes de las camas de hospitalización que se han cerrado en todo el estado como parte de la revisión) cada año en servicios de salud mental basados en la comunidad para todas las edades. Alrededor del 29 por ciento de esos fondos anuales de reinversión se destinan específicamente a servicios para niños y adolescentes, y representan solo una pequeña parte de las inversiones generales del estado en salud mental, según la Oficina de Salud Mental del Estado de Nueva York (OMH por sus siglas en inglés).

“Proporcionar los mejores servicios y opciones de tratamiento posibles para los niños y las familias de Nueva York es una de las principales prioridades de la OMH, lo que queda claramente demostrado por los recursos y las inversiones que se realizan cada año en los servicios para niños”, dijo el portavoz de la OMH, James Plastiras, a City Limits en un comunicado.

Además de la reducción del número de camas de hospitalización para jóvenes en los últimos años, las plazas en los programas ambulatorios especializados que ofrecen servicios más intensivos para los jóvenes se redujeron en un 20 por ciento entre 2014 y 2019. Mientras tanto, el número de niños atendidos en clínicas ambulatorias de salud mental en todo el estado ha aumentado efectivamente desde 2012, señala el informe de CNYCA. 

Tanto Bufkin como Morse dicen que el acceso a la salud mental para los beneficiarios de Medicaid es solo una pieza en el mapa de escasez en todo el sistema de atención a la salud mental, en particular para los niños. Los jóvenes con cobertura de seguro comercial también tienen dificultades para encontrar un proveedor y obtener la atención necesaria.

“No tenemos un sistema de atención a la salud mental que funcione para los niños y adolescentes o, francamente, para los adultos”, dijo Morse.

Los defensores que trabajan en este campo están presionando para que el estado haga inversiones más significativas en el sistema, citando casi $300 millones de dólares en fondos de estímulo federal y del Plan de Rescate Estadounidense de 2021 (American Rescue Plan) asignados a Nueva York para servicios de salud mental y adicción. Ese dinero, dicen, podría utilizarse para construir más clínicas en las escuelas o para financiar programas a los que los beneficiarios de Medicaid no pueden acceder actualmente.

También piden que el estado aumente la parte de la financiación global de la salud mental que se destina a los jóvenes. Los neoyorquinos menores de 18 años representan aproximadamente el 20 por ciento de las personas atendidas por el sistema público de salud mental del estado, mientras que alrededor del 25 por ciento de los recursos de salud mental de Nueva York se destinan a los servicios para niños, según la OMH.

Según los defensores, esta cantidad debería elevarse al menos a la mitad de esos fondos estatales para llegar a más neoyorquinos antes de que sus necesidades de salud mental alcancen niveles de crisis. “Para que detengamos el ciclo en el que los niños no ven satisfechas sus necesidades cuando son jóvenes y luego se convierten en adultos que siguen sin tener un acceso adecuado a los servicios”, dijo Bufkin. 

“Tal vez si las intervenciones se hubieran producido a una edad más temprana, podrían haber obtenido el apoyo que necesitaban para prosperar como adultos”.

Este artículo forma parte de una serie de City Limits sobre salud mental y niños en Nueva York. Cuenta con el apoyo del Comité Ciudadano para los Niños de Nueva York (Citizens’ Committee for Children). City Limits es el único responsable del contenido y la dirección editorial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *