citizenship ceremony preparations

Adi Talwar

El podio está preparado para una ceremonia de ciudadanía estadounidense en la ciudad de Nueva York en 2016.

La elección del nuevo candidato presidencial del partido demócrata empieza este 3 de febrero en Iowa. Saber cuál es la población de Latinos en Iowa varía dependiendo de la fuente. Según el Iowa Center, se calcula que hay 194.432 latinos (en este caso entiéndase por Latinos todas aquellas personas que tienen origen hispano o latino) a julio 1 de 2018. Un aproximado cercano propone la League of United Latin American Citizens, con 189.818 latinos y un estimado un poco menor, con 171.000 Latinos, lo estima el Latino Center of Iowa.

Los Latinos representan más o menos el cinco o seis por ciento de la población total del estado de Iowa. Más o menos hay 80.000 Latinos elegibles para votar en Iowa, según el más reciente estimado del Pew Research Center.

A nivel nacional el peso político de los latinos es mayor. Según las proyecciones del Pew los hispanos serán alrededor del 13.3 por ciento del electorado en el 2020, mientras que los afroamericanos serían el 12.5 por ciento, los asiáticos el 4.7 por ciento y los blancos el 66.7 por ciento. 

Tanto en Iowa como en el resto del país, los Latinos representan la minoría étnica más grande. Según lo pronosticaba el Pew Research Center, en 2020 la mayor parte de los votantes no blancos serían hispanos. Cerca de 32 millones de hispanos serían elegibles para votar comparado con 30 millones de votantes afroamericanos.

Como lo resaltó Mark Hugo Lopez, director de investigación sobre migración global y demografía en el Pew Research Center “el voto hispano es más importante ahora que antes”.

A pesar de ser un importante número, hay todavía barreras que suprimen a los votantes Latinos. Según la revista The Atlantic “en casi todos los temas identificados como una barrera común para votar, los encuestados afroamericanos e hispanos tenían el doble de probabilidades, o más, de haber experimentado esas barreras que los encuestados blancos”.

En 2018, cuando los votantes Latinos eran contactados por una campaña o candidato entonces se duplicaba la probabilidad de que votara temprano. El problema, según Danny Turkel, gerente de comunicaciones de Voto Latino, es que todavía hay muchos votantes Latinos que no son contactados por campañas o candidatos.

Sin dudarlo Lopez asegura que los latinos se convertirán en 2020 en la minoría racial o étnica más grande del electorado por primera vez en la historia. “La mayoría son ciudadanos” dice Clarissa Martínez De Castro, Vicepresidenta de UnidosUS, pero “desafortunadamente se hace poca campaña para registrar votantes latinos y también se tiende a invertir menos recursos”.

En noviembre pasado la organización UnidosUS realizó una encuesta entre Latinos en la cual preguntaba cuáles serían los temas en los cuales el candidato presidencial ideal se centraría y estos fueron los cinco temas más frecuentes: salud, empleo y economía, inmigración, educación y violencia con armas de fuego.

Hay al menos 11 candidatos considerados “activos” en la contienda, así que para que los votantes latinos maximicen su poder es primordial entender lo que los candidatos proponen sobre los temas que más les importan.

En City Limits comparamos las propuestas de los candidatos en cada uno de estos temas y nos centramos en los candidatos que tuvieron más éxito en las encuestas nacionales.

Cada día de esta semana, nos centraremos en un tema diferente: hoy, es la política de inmigración. (Lea lo que los candidatos han dicho sobre la política de salud, de educación, de armas y de economía.)

Común denominador: DACA y un camino a la ciudadanía para indocumentados

Este año seguirá siendo un año marcado por problemas, políticas e historias de inmigración en los Estados Unidos. A su vez, el presidente Trump tendrá por delante un año definitorio para su agenda así que es de esperarse que continúe imponiendo más restricciones migratorias de todo tipo. 

Los temas que están sobre la mesa según Julia Gelatt, analista de políticas migratorias en el Migration Policy Institute, “son el programa de DACA, la separación de familias, la política de carga pública y la crisis de asilo en la frontera sur”.

Entre los candidatos demócratas hay casi que un acuerdo común en desarrollar un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que se encuentran en el país así como para volver a aceptar al menos 110.000 refugiados al año y restaurar la acción diferida para los llegados en la infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Más allá de estos puntos en común, los candidatos tienen muchas diferencias en temas de inmigración. Por ejemplo, el contenido disponible en la versión en español de la candidata Amy Klobuchar es pobre y es la única candidata que no tiene dentro de su campaña oficial un apartado dedicado exclusivamente a inmigración.

Hasta este momento candidatos como Sanders y Warren han presionado para que se revoque el estatuto penal por entrar en el país sin permiso. Mientras que Biden, Buttigieg y Klobuchar se oponen a la eliminación de las penas criminales por cruzar la frontera.

Visto más a fondo candidato por candidato, Sanders en su plan “Un país acogedor y seguro para todos” no solo propone despenalizar sino además desmilitarizar la frontera, “detener toda construcción del muro”, “terminar con la deportación permanente”, “poner fin a la detención obligatoria” y la separación de familias. Además el candidato quiere restaurar “la discreción caso por caso para los jueces de inmigración” y de lejos es el candidato con el mayor número de propuestas sobre inmigración.

Warren también propone en su plan “un sistema de inmigración justo y hospitalario” acabar con la separación de familias, abolir los centros de detención privados y considerar el cruce ilegal de la frontera una ofensa civil y no un crimen. Además Warren quiere crear un “sistema de responsabilización por los abusos perpetrados durante la Era de Trump” para  investigar las “acusaciones de violaciones graves, incluyendo la negligencia médica y las agresiones físicas y sexuales hacia los inmigrantes detenidos”.

En el caso de Biden y su plan “For Securing Our Values As A Nation Of Immigrants” (para asegurar nuestros valores como una nación de inmigrantes), el candidato quiere invertir en “tecnología junto con la protección de la privacidad en la frontera, tanto en los puertos de entrada como entre ellos, incluyendo cámaras, sensores, máquinas de rayos X a gran escala y torres fijas.” 

Sobre la eliminación de las penas criminales por cruzar la frontera Klobuchar dijo al Washington Post que se debe “examinar esa ley, pero” no apoya “la eliminación de toda” la ley. El portavoz de Buttigieg dijo al Washington Post que no se debe “derogar todas las sanciones penales por cruzar la frontera ilegalmente”. En su plan de gobierno, “Una póliza de inmigración para una nueva era” Buttigieg  además quiere transferir responsabilidades de los centros de procesamiento en la frontera “al departamento de salud y servicios humanos”, así como permitir que “los oficiales de asilo lleven a cabo entrevistas y adjudicaciones completas de asilo”.

Bloomberg propone terminar con la declaración de “emergencia nacional” de seguridad fronteriza, él pondría una moratoria en el muro y su plan se enfocaría en modernizar los puertos de entrada del país así como la “infraestructura de la comunidad fronteriza”. Además trabajaría con el “congreso para implementar un sistema completo de entrada y salida”.

En el plan “Support The Dream Act” (Apoyar el dream act) Yang se suma al grueso de los candidatos que aseguran que van a apoyar DACA como parte de su propuesta en inmigración. En relación con la frontera con México, Yang en su plan “Southern Border Security” (Seguridad de la frontera sur) propone invertir en tecnologías como sensores aéreos y terrestres, torres de video y cámaras corporales para los agentes fronterizos. Para incluir a los 11 millones de inmigrantes indocumentados a la economía formal, Yang en su plan “Pathway To Citizenship For Undocumented Immigrants” (Camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados) propone un camino a la ciudadanía a residentes que no tengan antecedentes criminales.

Sanders, a diferencia de cualquier otro candidato, ha llamado a “remodelar y reformar completamente nuestro sistema de aplicación de la ley de inmigración, incluyendo la disolución de ICE y CBP”.

Warren también tiene un plan para esto, pero en su plan de inmigración dice que quiere “rehacer el CBP y el ICE de una manera que refleje nuestros valores”. Warren mantendría a “las autoridades de inmigración bajo los mismos estándares de debido proceso de ley establecidos para las demás agencias de cumplimiento de la ley”.

Por otro lado, Buttigieg no eliminaría ICE a pesar de reconocer que se detiene “a muchos más inmigrantes de los necesarios” debido a que las prisiones son privadas. El problema según su plan de gobierno es que las prisiones buscan el lucro y entonces ICE paga “cientos de dólares por persona por día en detención, y los programas alternativos cuestan un promedio de 4.42 dólares por día”. Un problema económico que podría manejarse con “alternativas basadas en la comunidad, como los programas de manejo de casos familiares” que serían, según su plan, “mucho menos costosos y más humanos”.

Según el Washington Post, Klobuchar se encuentra entre los candidatos que restructurarían  o redistribuirían algunas tareas de ICE. No aboliría la agencia y además Klobuchar ha dicho que se necesita “la aplicación de la ley de inmigración”. 

Biden tampoco eliminaría ICE o CBP. Su plan en la versión en inglés dice que presionaría para que estas instituciones funcionen bajo estándares profesionales, con funcionarios “confirmados por el senado, dirigiendo estas agencias” e incrementaría los recursos para entrenar al personal. Además, buscaría monitorear estos organismos creando un ente independiente para garantizar que no haya abusos o tratos inhumanos hacia las personas detenidas. Este plan no se menciona en la versión en español de su página web.

Bloomberg quiere mantener “la separación entre la aplicación de la ley de inmigración y la aplicación de la ley estatal y local, dejando de lado las demandas del Departamento de Justicia y las restricciones de financiación contra las llamadas ciudades santuario”. Además, Bloomberg le ordenaría al departamento de justicia que abriera “una investigación sobre el abuso en ICE y CBP” y que reformaría las agencias para que se enfocaran en la “seguridad nacional”, reducir la detención y “establecer una supervisión clara y efectiva, para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas”.

A pesar de todas estas diferencias en inmigración para Danny Turkel, “francamente soportar DACA, el Dreamers Act, oponerse a la construcción del muro y abolir o reformar ICE son un listón bajo para los candidatos demócratas”. Para Turkel todo esto hace que los “latinos seamos tratados como si acabáramos de llegar al país” cuando más o menos el 67 por ciento de toda la población de hispanos nacieron en los Estados Unidos y sólo 33 por ciento en el extranjero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *