Los legisladores de Nueva York tienen hasta el 30 de junio para decidir si quieren extender el control de la alcaldía y, en caso de hacerlo, por cuánto tiempo. Si deciden no extender tendrán que pensar en un nuevo sistema, ya que pocos legisladores parecen estar interesados en volver a la estructura de los consejos escolares que existía antes de 2002.

Tom Sheppard, the only elected member of the city's Panel for Educational Policy, at the steps of the Tweed Courthouse building.
Tom Sheppard, el único miembro electo del Panel de Política Educativa de la ciudad (PEP, por sus siglas en inglés), sentado en las escaleras del edificio del Tribunal Tweed.

Adi Talwar

Este artículo apareció originalmente en inglés el 13 de abril de 2022. Traducido por Ana Teresa Solá Rivière. Read the original article in English here.

Tom Sheppard representa a unos 2 millones de padres de la ciudad de Nueva York en el Panel para la Política Educativa (PEP por sus siglas en inglés), que tiene 15 miembros y  funciona como consejo escolar de la ciudad.

Sheppard es un padre de familia del Bronx, con tres hijos en edad escolar, y es el único miembro del PEP elegido por los jefes de los Consejos Educativos Comunitarios de la ciudad, dirigidos en su mayoría por padres y madres de familia. Es por ello que él explica que su intención es defender a las familias que históricamente han sido privadas de sus derechos y abandonadas por el sistema educativo. Sin embargo, Sheppard dice que a veces se siente superado por los nueve miembros del PEP nombrados por el alcalde y los cinco miembros designados por cada presidente de distrito, por lo que no cree que él solo pueda representar todas y tan variadas necesidades de los padres y madres de familia.


Sheppard desearía que hubiese una mayor proporción de miembros del PEP elegidos para representar a los padres y madres de familia: seis representantes en total, elegidos por los consejos educativos de la comunidad en cada municipio y uno en representación del consejo de educación especial de toda la ciudad.

“No se puede tener un solo padre que represente a todos en el sistema”, dijo Sheppard. “Es imposible que abarque realmente a todos los padres de familia de la ciudad y las necesidades que existen en los distintos lugares”.

El sistema escolar de la ciudad de Nueva York ha funcionado durante los últimos 20 años bajo el control del alcalde, que nombra y tiene la facultad de despedir al rector de las escuelas y a nueve de los 15 miembros del PEP. La legislatura estatal concedió un plazo de control al exalcalde Michael Bloomberg en 2002, después de años de críticas sobre el anterior modelo de consejo escolar que tenía siete miembros — 2 miembros nombrados por el alcalde y uno por cada presidente de distrito — y que recibió acusaciones de mala gestión.

Los legisladores han extendido el control del alcalde cada dos años desde que se le concedió inicialmente hace dos décadas. Aunque la gobernadora Kathy Hochul está a favor de extenderlo una vez más, los legisladores estatales no han extendieron dicha medida en el presupuesto estatal que aprobaron a principios de este mes. Por lo que ahora tienen hasta finales de junio para tomar una decisión, fecha cuando expira el actual plazo del control sobre el consejo escolar que está en manos de la alcaldía. Los legisladores tienen que decidir si quieren volver a extenderlo y, en caso de hacerlo, por cuánto tiempo. Si deciden no extender, tendrán que idear un nuevo sistema, ya que pocos legisladores parecen interesados en volver a la estructura del consejo escolar anterior a 2002.

Las críticas al papel ejecutivo del alcalde en el sistema actual también han cobrado fuerza recientemente: en una audiencia organizada por los comités de educación del Senado y la Asamblea del Estado el 4 de marzo, la mayoría de las personas que testificaron se mostraron en contra del control del alcalde.

“El control del alcalde no funciona ni puede funcionar porque el poder de decisión recae en una sola persona al final del día”, dijo Tajh Sutton, presidente del Consejo de Educación Comunitaria 14 de Brooklyn y director de la organización de defensa de los jóvenes Teens Take Charge, en la audiencia del 4 de marzo.

La crítica de Sutton es una de las más comunes contra el control de la alcaldía: que pone el poder en manos de unos pocos, y padres y madres de familia, educadores y estudiantes no tienen suficientes oportunidades de participar en las decisiones de política escolar. “Lo que he visto a lo largo de la pandemia es que una minoría muy pequeña de padres y madres muy bien organizados es capaz de tomar e influir en muchas decisiones realmente importantes”, dijo Sutton.

En Nueva York el control de la alcaldía ha llevado a decisiones políticas controvertidas. Bajo el mandato de Michael Bloomberg, esto incluyó el cierre de escuelas de bajo rendimiento y la ampliación de la red de escuelas charter. Por otro lado, Bill de Blasio fue aclamado en gran medida por su histórico programa de educación preescolar universal, algunos de sus otros objetivos educativos fueron recibidos con reacciones negativas, incluyendo su esfuerzo fracasado para eliminar el examen de admisión único para las escuelas secundarias especializadas de la ciudad.

La mayoría de los alcaldes de Estados Unidos no tienen control sobre las escuelas de su ciudad. Los Ángeles, el segundo distrito escolar más grande del país después de Nueva York, tiene un consejo escolar elegido. El año pasado, Chicago votó a favor de la transición a un consejo escolar elegido para 2026, poniendo fin a 150 años de control por parte de los alcaldes.

Las partes interesadas han propuesto este año numerosas alternativas al modelo actual de la ciudad de Nueva York, entre las que se incluyen: reconstruir el PEP para que el alcalde no elija a la mayoría de los miembros; dar a los miembros del PEP mandatos fijos para que tengan más autonomía después de ser nombrados; hacer que el rector de las escuelas sea un cargo elegido en lugar de una persona designada por el alcalde; e incluso dar el control de las escuelas al Concejo de la ciudad de Nueva York.

Los legisladores dicen que sus oídos siguen abiertos a las sugerencias. El asambleísta Michael Benedetto, presidente del comité de educación de la Asamblea Estatal, dijo que van a discutir el control de la alcaldía cuando se reúnan de nuevo el martes.

“Fue evidentemente obvio por lo que oímos que la gran mayoría de ellos quería que lo mantuviéramos fuera del presupuesto”, dijo Benedetto, refiriéndose a los que testificaron en la audiencia pública del mes pasado, que duró horas, sobre el control de la alcaldía. “Después de eso, sus sugerencias abarcan básicamente todas las posibilidades, desde dejar que el control de la alcaldía caduque, hasta mantener el control de la alcaldía tal y como está, o mantener el control de la alcaldía pero con algunos retoques”.

Dar una oportunidad a Adams

El alcalde Eric Adams y el canciller de las escuelas de la ciudad de Nueva York, David Banks, han pedido a los legisladores cuatro años más de control de la alcaldía, señalando tanto las mejoras educativas que la ciudad ha visto en las últimas dos décadas como la precaria posición en la que se encuentran los estudiantes después de dos años de interrupciones por la pandemia, que habrían sido peores si no hubiera existido el control de la alcaldía, argumenta Adams.

“Gracias a la responsabilidad de la alcaldía, pudimos tomar decisiones en un abrir y cerrar de ojos y llevar a nuestro sistema escolar y a las familias en la dirección correcta durante la pandemia”, dijo Adams durante una rueda de prensa en marzo, en la que él y Banks expusieron sus argumentos para la extensión. Ambos son producto de las propias escuelas públicas de la ciudad, y Adams es el primer alcalde negro que ocupa el cargo cuando aún existe el control de la alcaldía.

“Sabemos cómo era la situación antes de 2002. Cuando estaba en Albany y voté por el control de la alcaldía, teníamos un sistema de consejos escolares con 32 Consejos Escolares Comunitarios llenos de clientelismo, corrupción, luchas internas que fallaban a nuestros estudiantes”, dijo el alcalde. “No podemos retroceder. Tenemos que basarnos en la responsabilidad”.

La tasa de graduación ha mejorado desde 2002: En junio de ese año, solo el 49.1 por ciento de los estudiantes de secundaria de la ciudad se graduaron en cuatro años; en 2017, fue el 78.5 por ciento de los estudiantes.

Los defensores del control de la alcaldía dicen que el sistema permite a la ciudad aplicar los mismos estándares a todos los estudiantes, independientemente del distrito en el que residan. También señalan las ventajas financieras, como un mejor poder de negociación y el incentivo político que el sistema da al alcalde para financiar las escuelas. Sheppard, que se opone al control del alcalde, dijo que reconoce cierto valor en un “sistema centralizado”.

“Si se mira en términos de cosas como el poder de compra, por lo general se tiende a obtener un mejor trato en algo cuando se está comprando al por mayor”, dijo Sheppard. “Si hay 32 distritos escolares haciendo sus propias cosas, se convierte en un pequeño dolor de cabeza administrativo. Además, creo que tiene cierto valor tener un único conjunto de normas bajo el que todos operamos”.

El sector empresarial de la ciudad ha sido históricamente partidario del control de la alcaldía, argumentando que garantiza una mano de obra mejor formada.

“Como empleadores que dependen de las escuelas de la ciudad para preparar a los estudiantes para la universidad y las carreras, tenemos un interés en el sistema y creemos que cualquier dilución del control de la alcaldía pondría en peligro los progresos realizados en las últimas dos décadas”, dijo Kathryn Wylde, presidenta y directora ejecutiva de Partnership for New York City, que representa a docenas de las principales empresas y corporaciones de la ciudad, en una carta de marzo en la que se pide que el estado extienda la política.

Benedetto, presidente del comité de educación en la Asamblea Estatal, dijo que él mismo está a favor de ampliar el control de la alcaldía, pero con algunos cambios que den a los padres mayor oportunidad de participar en las decisiones. Señala que está a favor del control de la alcaldía porque hay alguien a quien culpar cuando las cosas van mal.

“El lado positivo es que tenemos a alguien a quien señalar con el dedo si no nos gusta lo que está pasando, y podemos culpar a alguien”, dijo Benedetto. “El alcalde es el responsable último y eso nos pesará cuando decidamos quién será el próximo alcalde”.

David Bloomfield, profesor de educación en el Brooklyn College, dijo que le gustaría que la legislatura estatal se tomara en serio su propuesta de “control de la ciudad“, en la que prevé que el Concejo de la ciudad tenga que aprobar el nombramiento del rector y participar en las decisiones políticas. Pero como no cree que los legisladores vayan a poner en práctica su idea, Bloomfield apoya una ampliación del control de la alcaldía.

Algunos también señalan que el recién elegido alcalde Adams merece una oportunidad para dirigir el sistema escolar, y que las críticas al control de la alcaldía bajo las administraciones anteriores deberían reservarse hasta después de que Adams tenga su oportunidad. El alcalde ha hecho varios anuncios importantes relacionados con la educación en las últimas semanas —dando a conocer su controvertido plan para ampliar el “Gifted and Talented program”, así como una inversión del sector privado de $50 millones de dólares en escuelas chárter—, sin duda un esfuerzo para fortalecer su caso ante Albany.

“Una prórroga de cuatro años de esta política de transformación me permitirá cuatro años para hacer lo que sé que hay que hacer basándome en mi tiempo como estudiante, como agente de policía, como senador y como presidente del condado”, dijo el alcalde Eric Adams durante los primeros 10 minutos de la audiencia legislativa estatal del 4 de marzo sobre el control de la alcaldía.

Sin embargo, Adams abandonó la audiencia antes de escuchar los testimonios de los interesados o de responder a las preguntas de los legisladores: ese día se dirigía a anunciar el fin del mandato de tapabocas en las escuelas.

‘Inherentemente antidemocrático’

Muchos de quienes testificaron en la audiencia virtual a principios de este mes dijeron estar insatisfechos con el sistema actual y pidieron a los responsables políticos algo nuevo, entre ellos el presidente de “United Federation of Teachers”, Michael Mulgrew, y el Defensor del Pueblo de la ciudad de Nueva York, Jumanee Williams. De las nueve personas que respondieron una encuesta de City Limits, ocho dijeron que se oponían al control de las escuelas por parte del alcalde. Solo uno dijo que estaba a favor de la extensión de dicho control de la alcaldía.

Los críticos dicen que el sistema no ofrece suficientes oportunidades para que las comunidades y las familias participen en las decisiones sobre política educativa. 

“El objetivo es tener el mejor sistema escolar en el futuro: uno que involucre a padres y madres de familia, en lugar de excluirlos lo que es una de las causas por las que las familias abandonan las escuelas públicas de la ciudad”, dijo el senador estatal John Liu, presidente del comité permanente de educación. “La sensación de exclusión parece haberse acentuado en los últimos años, incluso antes del COVID-19”.

El sistema permite al alcalde tomar decisiones políticas que no siempre son del mejor interés para estudiantes, familias o educadores, argumentan los críticos. Ellos dicen que estos problemas llevan 20 años y no tienen nada que ver con la administración de Adams en particular.

“Si continuamos dándole oportunidad al control de la alcaldía solo porque tenemos una nueva administración, individuos, familias, comunidades, escuelas, distritos y códigos postales que sufrieron bajo la era de Bloomberg y bajo la administración de Blasio seguirán sufriendo bajo la administración de Adams”, dijo Sutton. “No porque Adams y Banks tengan algún tipo de defecto, sino porque el sistema es inherentemente antidemocrático”.

Sheppard, el único miembro elegido del PEP, dijo que no hay responsabilidad bajo el control del alcalde, ya que éste nombra a la mayoría de los miembros del panel. El PEP vota sobre las principales decisiones políticas propuestas por la administración —incluyendo cosas como el cierre de escuelas y la reubicación—, por lo que el PEP ha sido acusado de servir simplemente como un “sello de goma” de los planes del alcalde y el canciller (aunque, algo para destacar es que el panel tomó la inusual decisión de rechazar un contrato educativo propuesto por la ciudad el mes pasado, reportó Chalkbeat).

“El problema es que el alcalde nombra básicamente a una mayoría de dos tercios de los miembros del consejo escolar”, dijo Sheppard. “¿Cómo hace la gente que nombra para rendir cuentas de algo? Acabamos de ver un sistema que básicamente hace lo que quiere y siente que no tiene que responder ante nadie”.

A diferencia de Benedetto —quien dijo que el control de la alcaldía proporciona responsabilidad al dar a los votantes la oportunidad de votar por un alcalde diferente si no les gustan las políticas educativas implementadas—, Sheppard dijo que las elecciones son insuficientes para la responsabilidad “diaria”, ya que se producen con demasiada distancia y están determinadas por una multitud de factores más allá de la educación.  

Durante su petición de prórroga, Banks reconoció que a veces las familias no se sienten involucradas en las decisiones bajo el control de la alcaldía, y se comprometió a hacerlo mejor.

“Vamos a involucrar a las familias en la creación de políticas y en los procedimientos de aplicación a todos los niveles”, dijo Banks durante la audiencia del 4 de marzo. “También vamos a ser conscientes e intencionales sobre la importancia de la pertinencia de nuestro compromiso. No quiero crear una política en la que las familias sientan que no han participado en el proceso. Eso no ocurrirá conmigo como canciller. Acabo de llegar, pero estoy plenamente comprometido con esto”.

Benedetto dijo que, antes de la audiencia del 4 de marzo, pensaba que era probable que se extienda el control de la alcaldía. Pero dijo que ya no está seguro, después de escuchar las preocupaciones de todas las partes interesadas y de sus colegas.

“Al salir de las audiencias y hablar con algunos de mis constituyentes, he escuchado a muchas personas que tenían reservas sobre dar al alcalde el control total de nuestro sistema”, dijo Benedetto en una entrevista con City Limits. “Entonces, ¿diría usted que el control del alcalde sobre el sistema escolar de la ciudad de Nueva York está en peligro? Diría que ese sería uno de los temas que discutiremos y existe esa posibilidad”.

El Senador Liu dijo que “no hay nociones preconcebidas” sobre cómo deben proceder las escuelas en este momento.

“Hubo algunas buenas sugerencias sobre cómo se puede mejorar la gobernanza que llevará a una mayor responsabilidad de la alcaldía y del Departamento de Educación”, dijo Liu. “Todavía queda bastante tiempo antes de la fecha límite del 30 de junio y bastante tiempo antes de que comiencen las clases en septiembre. No hay necesidad de apresurar una decisión y nuestros oídos están abiertos a más sugerencias, críticas.”

Por favor, comparta sus opiniones sobre el gobierno escolar de la ciudad de Nueva York y lo que cree que deberían hacer los legisladores estatales llenando esta encuesta (en inglés).

Leave a Reply

Your email address will not be published.