El gobierno de Adams ha promocionado los Safe Havens (Refugios Seguros) como una alternativa para aquellos que prefieren dormir al aire libre que en un refugio tradicional para personas sin hogar. Sin embargo, hay muy pocas instalaciones para acoger a la mayoría de los neoyorquinos sin techo.

Adi Talwar

Michael Torres en una reciente tarde de martes cerca del centro de acogida Mainchance en la calle 32 de Manhattan. Torres no tiene hogar desde el verano de 2020.


Este artículo apareció originalmente en inglés el 30 de marzo. Traducido por Ana Teresa Solá Rivière. Read the original article in English here

Tras más de un año durmiendo en autos estacionados y parques de la ciudad, Michael Torres tuvo la oportunidad de intentar algo nuevo a principios de este mes.

En cuanto hubo una cama en un refugio de Safe Haven (Refugios Seguro) cerca de Crotona Park, Torres, de 45 años, fue referido por un equipo de asistencia y se mudó a una habitación que ahora comparte con otra persona.


Los albergues de Safe Haven tienen menos restricciones que la mayoría de las instalaciones del sistema de refugios de la ciudad y permiten a las personas entrar y salir cuando quieran. Junto con otros albergues similares a los llamados de estabilización, diseñados para atraer a los neoyorquinos sin hogar como Torres —que se han ido o evitado otras instalaciones congregadas mayormente por motivos de autonomía, privacidad o seguridad— y optan por dormir en espacios públicos. El arreglo no es perfecto y lo que realmente quiere Torres es un apartamento permanente aunque la flexibilidad le funciona.

“No necesito un toque de queda”, dijo Torres el martes en un centro de acogida de Manhattan. “Solo necesito comer un tazón de avena y salir a buscar trabajo”.

Los albergues especializados también cuentan con servicios in situ e, idealmente, una ruta para acceder a vivienda a través de gestores de casos y trabajadores sociales que ayudan a los residentes a solicitar subsidios de renta o aplicaciones para vivienda de apoyo.

Pero hay muy pocas instalaciones para alojar a la mayoría de los neoyorquinos sin hogar. Eso significa que los gestores raramente pueden ofrecer alojamiento a las personas que lo necesitan, incluso cuando la policía, bajo la dirección del alcalde Eric Adams, los expulsa de los trenes y los trabajadores de saneamiento arrojan sus pertenencias a los camiones de basura. Adams, quien llegó a la alcaldía prometiendo desalojar a las personas sin techo de las paradas de tren, anunció el viernes pasado que también planifica ordenar un desalojo de todos los campamentos de personas sin techo de la ciudad, acelerando la práctica que su predecesor, Bill de Blasio, anunció al final de su mandato.

El Departamento de Servicios para Desamparados (DHS por sus siglas en inglés) de la ciudad tuvo 1.533 camas en refugios Safe Haven hasta la semana pasada, según los datos de la entidad Coalition for the Homeless. (El DHS y la oficina del Alcalde no respondieron a la pregunta de cuántas camas tiene la ciudad). Casi el 90 por ciento de esas camas se llenan cada noche, según los datos diarios recopilados por City Limits. También hay 990 camas de estabilización, según la coalición. El censo de la ciudad más reciente de personas sin hogar contabilizó 2.376 personas alojadas en espacios públicos, una cifra que, según los activistas, está por debajo del número real.

Sin embargo, Adams anunció que en un futuro próximo se abrirán más camas en los refugios Safe Haven durante la inauguración de un nuevo albergue de 80 camas cerca del Hospital Lincoln en el Bronx. La instalación cuenta con una clínica de salud y será gestionada por la organización Care For the Homeless (CFH por sus siglas en inglés).

Adi Talwar

Los albergues de Safe Haven tienen menos restricciones que la mayoría de las instalaciones del sistema de refugios de la ciudad y permiten a las personas entrar y salir cuando quieran.

“Esta instalación es un indicador de lo que es posible. Es un espacio seguro con servicios integrales”, dijo Adams. “No se puede conseguir esto en el tren A durante la noche. No se puede conseguir esto durmiendo en Times Square. No se puede conseguir esto durmiendo en una caja de cartón”.

Adams dijo que 350 de las 490 camas de Safe Haven y estabilización previstas estarán listas esta semana, aunque las organizaciones que gestionan los sitios todavía están poniéndose al día. Durante una visita a las instalaciones el martes, el presidente y director general de CFH, George Nashak, dijo a los periodistas que espera que unas cinco personas empiecen a alojarse en el refugio esta semana mientras la organización forma a los nuevos miembros del personal y espera la certificación estatal. Calculó que el Safe Haven estará lleno a finales de la primavera y dijo que la CFH espera priorizar a las personas que duermen en el hospital Lincoln y sus alrededores. Cientos de neoyorquinos sin hogar encuentran refugio en las salas de emergencias de los hospitales cada noche.

El refugio de CFH también ilustra las diversas formas que pueden tomar las instalaciones de Safe Haven. A diferencia de la habitación semiprivada en la que se aloja Torres, el nuevo centro cuenta con habitaciones de estilo dormitorio con entre 12 y 14 camas dispuestas en parejas y separadas por paneles. Las fotos de la instalación levantaron críticas de los defensores de los derechos de las personas sin hogar, indicando que los refugios Safe Haven se parecían a los otros albergues y podría ahuyentar a las mismas personas a las que se dirigían. “La gente se merece privacidad y seguridad”, tuiteó el martes la organización Safety Net Project que hace parte de Urban Justice Center.

“Hay miles de habitaciones de hotel vacías”, añadieron, haciendo un llamado a proporcionar un alojamiento más deseable para las personas que salen de la calle.

Pero Nashak dijo que flexibilizar las reglas y la capacidad de evitar un proceso de admisión ampliamente conocido y desfavorable atraerá a las personas que han evitado el sistema principal de refugio del DHS. “Nuestro trabajo principal es crear una opción mejor [que las calles]”, dijo.

El nuevo sitio, junto con otro centro de Care For the Homeless en East Broadway en Chinatown, han estado en desarrollo durante años. La ciudad primero persiguió una expansión de Safe Haven para abordar la falta de vivienda de la calle en 2019.

CFH recibió un contrato para abrir el albergue en octubre de 2020, 15 meses antes de la inauguración. Aunque la instalación se enfrentó a cierta resistencia por parte de la comunidad, Nashak dijo que el COVID retrasó la apertura.

El concejal Rafael Salamanca describió esa reticencia el martes, pero dijo que le habían convencido. “Tenía dudas. Me preocupaba, pero cuando vine aquí, me enseñaron su operación y me mostraron que no era un refugio cualquiera”, dijo Salamanca.

Las comunidades de otros lugares de la ciudad parecen necesitar ese mismo convencimiento. El refugio Safe Haven de Chinatown de CFH ha enfrentado resistencias por parte de grupos comunitarios, y la oposición aumentó tras el asesinato de la productora creativa Christina Yuna Lee, presuntamente a manos de un hombre sin hogar. La zona también fue escenario de una matanza en 2019 por parte de un hombre que tenía como objetivo a las personas habitando las calles de Nueva York, lo que provocó que se pidieran mejores refugios.

Adams dijo que anularía la oposición de la comunidad para agilizar las nuevas camas de Safe Haven, pero no dijo detalles específicos.

“Número uno, 8.8 millones de personas, 30 millones de opiniones, pero un solo alcalde”, dijo Adams. “Soy el alcalde y voy a poner plazas donde las necesito y todos van a compartir la crisis de la vivienda”.

También se centró en las críticas de sus políticas de eliminación de las personas sin hogar, que se ha concentrado en la policía y no en los servicios sociales. Desde el 21 de febrero al 20 de marzo, la policía arrestó a 719 personas y emitió más de 6.800 citaciones en el metro. Durante el mismo periodo, los gestores lograron ubicar a 312 personas en centros de acogida y realizar unos 650 contactos diarios. El lunes, los gestores colocaron a 14 personas en un refugio, según el censo diario del DHS.

“No voy a distraerme”, dijo Adams. “Sabemos que estamos en el camino correcto. La gente puede ser crítica”.

“Hemos normalizado esta ciudad disfuncional”, añadió. “Hemos normalizado a la gente que vive en la calle en cajas de cartón”.

En una conferencia de prensa el miércoles, Adams dijo que los empleados públicos visitaron 244 campamentos entre el 18 y el 30 de marzo y desalojaron 239 de ellos. Solo cinco personas de esos campamentos fueron a un albergue, aclaró.

Su plan se ha ganado un influyente apoyo: Shams DaBaron, defensor de las personas sin hogar y conocido como Da Homeless Hero, asistió a la ceremonia de inauguración para elogiar a los refugios Safe Haven y reforzar el enfoque de Adams en cuanto a la divulgación y la aplicación de la ley a las personas sin hogar.

“Es una instalación que he estado pidiendo. He estado deseando esto”, dijo DaBaron, que solía vivir cerca. “Son personas y no quiero verlas en las calles, en el metro o en ningún maldito campamento. No estoy luchando por eso. Lucho por conseguir que la gente tenga una vivienda, y si eso empieza con un refugio Safe Haven, hagámoslo realidad”.

En el centro de acogida de Manhattan donde Torres se detuvo para almorzar, las noticias sobre los nuevos Safe Havens fueron recibidas con una aprobación cautelosa por parte de los neoyorquinos sin hogar, al menos entre los que sabían lo que eran.

Tres de las cinco personas que hablaron con City Limits dijeron que nunca habían oído hablar de los términos Safe Haven o “camas de estabilización”, y mucho menos que un gestor le había ofrecido alojamiento. Después de escuchar una breve descripción, una mujer llamada Sharlene dijo que estaría interesada en mudarse si se le diera la oportunidad.

“Me lo pensaría”, dijo. Sharlene dijo que ha estado durmiendo durante la noche en una silla de plástico de la cafetería del centro de acogida y que le robaron sus documentos de identidad y su teléfono después de quedarse dormida en una estación de metro la semana pasada.

Al otro lado de la mesa, otro hombre, Angel Rodríguez, pidió más detalles para poder interrogar a los gestores que encuentra en Port Authority o Penn Station. “Nunca he oído hablar de ello”, dijo. “Tengo que hablar con ellos sobre esto”.

En otra rueda de prensa celebrada el miércoles, Adams mostró a los periodistas unos folletos destinados a cubrir ese vacío informativo. Los formularios contienen información sobre varias opciones de refugio y dijo que los trabajadores de divulgación distribuirán mientras hacen sus rondas. “Estamos inmersos en una misión multiagencial para que la gente reciba la ayuda que necesita y mantenga limpios nuestros espacios públicos”, añadió el alcalde. 

Torres, el hombre que se mudó a un Safe Haven del Bronx a principios de este mes, dijo que está dispuesto a permanecer en el lugar, aunque su compañero de cuarto tiene horarios tardíos y muestra signos de enfermedad mental que lo perturban.

Dijo que terminó en las calles cuando perdió su trabajo como mecánico y ya no pudo pagar su habitación de $180 dólares a la semana en Bedford Stuyvesant en 2020. En ese momento, comenzó a alojarse en un coche dejado por un antiguo cliente hasta que alguien “lo incendió”, dijo.

Él se registró en el centro de admisión para hombres de la calle 30 y lo asignaron a un refugio en Wards Island, dijo. Sin embargo, pidió un traslado fuera de la isla aislada y se le asignó la enorme armería de Bedford y Atlantic, donde pasó seis meses antes de optar por marcharse. Dijo que no veía ninguna posibilidad de alojamiento allí y que no le gustaba compartir habitación con varias personas.

Con el refugio Safe Haven como base temporal, Torres dijo que cree que puede conseguir un trabajo y ganar algo de dinero para pagar el alquiler.

“Estoy casi donde necesito estar, poco a poco”, dijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.