Doce de las gasolineras mencionadas en la sentencia se encuentran en zonas de justicia medioambiental, es decir, zonas donde viven personas con bajos ingresos o comunidades de color que están expuestas desproporcionalmente a los desperdicios tóxicos.

Jeanmarie Evelly

Este artículo apareció originalmente en inglés. Translated by Ana Teresa Solá Rivière. Read the English version here.

Más de una docena de gasolineras del área metropolitana de Nueva York acusadas de no seguir la legislación de prevención de fugas de los contenedores de almacenamiento subterráneo llegaron a un acuerdo de conciliación con la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York. 


La demanda civil contra Genesis Petroleum Inc. y 20 empresas asociadas se presentó en 2019. La investigación inició en el 2012 cuando un inspector de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) señaló que uno de los lugares ya había sido objeto de una intervención anterior por parte del Departamento de Conservación del Estado de Nueva York, según un funcionario familiarizado con el caso.

En el 2021, el caso fue asumido por el nuevo equipo de justicia ambiental de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York. 

Se descubrió que las compañías que operaban las gasolineras estaban violando el Resource Conservation and Recovery Act, una regulación federal relacionada con la descarga de desperdicios tóxicos. 

“Genesis Petroleum ignoró deliberadamente las medidas exigidas por la ley para proteger la salud y la seguridad de las comunidades en las que opera sus gasolineras”, dijo Breon Peace, fiscal de los Estados Unidos. 

Doce de las gasolineras mencionadas en la sentencia se encuentran en zonas de justicia medioambiental, es decir, zonas donde viven personas con bajos ingresos o comunidades de color, que están expuestas desproporcionalmente a desperdicios tóxicos.

Las empresas no usaron equipos para prevenir derrames, ni reportaron filtraciones sospechadas, ni proveyeron informes de monitoreo, ni respondieron a las peticiones de la EPA, entre otras violaciones, describe la sentencia. Las gasolineras son de marcas como Sunoco, BP, Shell y Mobile en Nueva Jersey, el condado de Westchester y Long Island. 

Los derrames de los contenedores de almacenamiento subterráneo pueden contaminar las aguas subterráneas, según el administrador regional de la EPA. También pueden provocar vapores tóxicos, incendios y explosiones. 

“Los contenedores de almacenamiento subterráneo son infraestructuras importantes y son esenciales para guardar combustible para los vehículos, pero cuando estos tanques no se mantienen o reparan adecuadamente, las comunidades y el medio ambiente corren el riesgo de sufrir daños por sustancias peligrosas”, señaló el comunicado de prensa. 

Como parte del acuerdo, aunque las empresas no tomen responsabilidad, deberán instalar equipo adecuado para prevenir derrames y sobrecargas, cooperar con el EPA y “demostrar responsabilidad financiera para tomar acción y compensar las terceras partes por daños y perjuicios causados por los accidentes”, entre otros, dice el acuerdo. La compañía relacionada a todas gasolineras en la sentencia también deberá pagar una multa civil de $250.000 dólares. 

City Limits trató de ponerse en contacto con el dueño de las compañías y su abogado para solicitarles un comentario. Antes de que el tribunal apruebe el acuerdo, el público puede hacer comentarios al Departamento de Justicia durante 30 días mientras se presenta la sentencia en el tribunal de distrito.

Leave a Reply

Your email address will not be published.