Los propietarios afroamericanos pagan más que los blancos a la hora de comprar una vivienda y se enfrentan a otros problemas financieros que se han visto agravados por la pandemia del COVID-19, según un informe.

homeownership

Adi Talwar

Casa en venta en la Avenida Sacket, en el barrio de Morris Park, en el Bronx.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Read the English version here. Traducido por Daniel Parra.

Los propietarios afroamericanos pagan más que los blancos a la hora de comprar una vivienda en la ciudad de Nueva York y se enfrentan a otros problemas financieros que se han visto agravados por la pandemia del COVID-19, según un nuevo informe.

El Center for NYC Neighborhoods encuestó a docenas de propietarios de viviendas, asesores de vivienda y profesionales de programas durante el último año para comprender y resolver algunos de los desafíos a la propiedad de vivienda de los afroamericanos, que ha disminuido en la ciudad en un 13 por ciento durante las últimas dos décadas y ha empeorado con la pandemia, dice el grupo.

Los hallazgos del informe son parte de la investigación del Proyecto de Propiedad de Vivienda Afroamericana (Black Homeownership Project), una iniciativa fundada por el Center para examinar cómo la crisis hipotecaria de 2008 y los problemas sistémicos han impactado a los propietarios de viviendas afroamericanas. El trabajo en la encuesta comenzó en 2019, antes de que la pandemia golpeara.

Los nuevos resultados muestran que el comprador de vivienda afroamericano medio en la ciudad paga $7.000 dólares más en honorarios y tasas de interés más altos en comparación con los compradores blancos. Los hallazgos vieron este patrón de costos más altos tanto para las hipotecas convencionales, donde un comprador debe tener un cierto porcentaje de un pago inicial y una buena puntuación de crédito para calificar, como con los préstamos hipotecarios de la Administración Federal de Vivienda (FHA por sus siglas en inglés) —que son préstamos asegurados por el gobierno federal creados por prestamistas aprobados, donde un comprador puede calificar para una hipoteca incluso con una puntuación de crédito y un pago inicial más bajos, pero se enfrenta a una tasa de interés más alta y un seguro por ese préstamo. Pero el Center for NYC Neighborhoods afirma que la discrepancia entre grupos raciales no puede explicarse únicamente por el tipo de préstamo.

“Sabemos que las personas que utilizan los préstamos de la FHA probablemente van a pagar más porque, por definición, un préstamo de la FHA es más caro. Pero nos sorprendió ver que el patrón también se mantiene con los préstamos convencionales”, dice Ivy Perez, gerente de política e investigación del grupo.

Una de las razones que contribuyen a que los compradores de vivienda afroamericanos paguen más en los honorarios suele ser que tienen una puntuación de crédito más baja o que reciben menos ayuda para el pago inicial, dice Perez. Sin embargo, durante su investigación, encontraron que esos factores típicos que contribuyen no eran siempre el caso. Algunos compradores de vivienda de color con mayores ingresos todavía estaban pagando más, según Perez. Sin embargo, al no tener acceso a los datos de las solicitudes de préstamo, el Center no pudo determinar definitivamente si existían o no prácticas discriminatorias.

“Tal vez podría ser tan simple como que un agente intermediario de hipotecas le está diciendo que tome un préstamo de la FHA, a pesar de que usted califica para un préstamo convencional, porque usted es una persona de color y cinco personas de color acaban de llegar y tomaron préstamos de la FHA, y tal vez dirigen en esa dirección”, dice. “Así que no podemos responder por qué está sucediendo, pero es alarmante y está sucediendo en todos estos diferentes tipos de préstamos y no sólo donde esperamos verlo”.

Resultados anteriores del Center for NYC Neighborhoods informaron que el número de propietarios afroamericanos de Nueva York se redujo en un 13 por ciento en las últimas dos décadas debido a una combinación de problemas sistémicos existentes, el impacto de la crisis hipotecarias de 2008 y el aumento de los precios.

Los compradores de vivienda afroamericanos se enfrentan a otros retos. Por ejemplo, de las docenas de personas entrevistadas para la encuesta, se estima que el 80 por ciento dijo que tenía dificultades para financiar las reparaciones de la vivienda y para encontrar contratistas de confianza para el mantenimiento de sus casas, según los resultados.

El Center for NYC Neighborhoods utilizó los resultados de la investigación para elaborar cinco recomendaciones que abordarían algunos de los retos a los que se enfrentan los propietarios afroamericanos. El Center quisiera ver la creación de un “Navegador de Asistencia para la Cuota Inicial” (Down Payment Assistance Navigator), un recurso digital para potenciales compradores de vivienda y asesores de precompra, que podría ayudar en el proceso de préstamo y conectar a los potenciales compradores con los recursos de los prestamistas existentes. Otro proyecto piloto sugerido es el denominado “Acelerador del Ahorro” (Savings Accelerator), sería un programa de ahorro combinado para ayudar a los propietarios potenciales y a los existentes a alcanzar sus objetivos de financiación.

El Center también quiere abordar los retos a los que se enfrentan muchos propietarios familiares, como en el sureste de Queens, donde hay muchas viviendas unifamiliares y bifamiliares. Proponen ayudar a esos pequeños propietarios a través de un “Servicio para Propietarios de Viviendas” (Homeowner Landlord Service), que ayudaría a poner en contacto a los propietarios con las agencias de la ciudad, prestamistas de confianza y contratistas para reparaciones y apoyo, y les proporcionaría ayuda para preservar los alquileres asequibles y la mediación de los inquilinos.

Otra recomendación es la denominada “Planificación Patrimonial de Generación a Generación” (Generation 2 Generation Estate Planning), ayudaría a los hogares de propietarios afroamericanos a preservar su riqueza generacional protegiendo sus activos del robo de escrituras, los préstamos abusivos, los embargos fiscales y otras deudas heredadas mediante servicios de planificación patrimonial y la participación de la comunidad. 

El Center sugiere crear más oportunidades para que los inquilinos se conviertan en propietarios de viviendas a través de un programa que denomina “Inquilinos Camino a la Compra” (Pathways to Tenant Purchase), que apoyaría la creación de cooperativas y servicios que apoyen la conversión de un edificio de inquilinos en una cooperativa de capital limitado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *