El cambio suspenderá el requisito de “orden de desalojo” para el Suplemento para la Falta de Vivienda Familiar y la Prevención del Desalojo (FHEPS, por sus siglas en inglés) donde los solicitantes tenían que mostrar prueba de que el propietario había presentado una orden de desalojo en su contra en el tribunal de vivienda.

Adi Talwar

El principal centro de acogida de Nueva York en el Bronx.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Read the English version here. Traducido por Daniel Parra.

Desde 2005 existe el programa de suplemento de alquiler de la ciudad con el cual los inquilinos neoyorquinos que reúnen los requisitos necesarios y que han sido desalojados o se enfrentan a la amenaza de desalojo, podrían recibir ayuda en efectivo a través del Suplemento para la Falta de Vivienda Familiar y la Prevención del Desalojo (Family Homelessness and Eviction Prevention Supplement of FHEPS por sus siglas en inglés).

Luego de una demanda el mes pasado, la legislatura estatal está postponiendo el requisito de desalojo del programa hasta el 1 de mayo, cuando finaliza la moratoria de desalojos del estado, aprobada a principios de este año en un esfuerzo por mantener en sus hogares a los inquilinos con problemas por la pandemia.


La medida es una victoria para los defensores de la vivienda que han estado pidiendo este cambio en el programa de Suplemento para la Falta de Vivienda Familiar y la Prevención del Desalojo (FHEPS), que proporciona un suplemento de alquiler para los hogares neoyorquinos de bajos ingresos con hijos que reciben asistencia en efectivo y que están bajo amenaza de desalojo, o han sido desalojados recientemente o han perdido la vivienda debido a un problema de salud o seguridad, incluida la violencia doméstica. Los hogares pueden recibir hasta $9.000 dólares de ayuda en efectivo para el alquiler por medio de este programa, que se administra a través del Departamento de Recursos Humanos de la ciudad (HRA) y se financia a través del estado.

Pero para obtenerlo, los solicitantes tenían que demostrar que su propietario había presentado una orden de desalojo o demanda de desalojo en el tribunal de la vivienda por falta de pago del alquiler. Esta carga de la prueba se hizo aún más difícil de cumplir durante la pandemia, ya que varias moratorias de desalojo instituidas por el gobierno impidieron a los propietarios presentar la mayoría de los nuevos procedimientos de desalojo por falta de pago en los tribunales. La actual prohibición estatal, en vigor hasta el 1 de mayo, detiene el desalojo de los inquilinos que se han visto afectados por la pandemia y han presentado un formulario de declaración de penuria.

En febrero, Legal Aid Society y Hughes Hubbard & Reed LLP presentaron una demanda ante la Corte Suprema del estado en nombre de dos neoyorquinos que pretendían solicitar asistencia monetaria a través del FHEPS pero no cumplían los requisitos debido al requisito de la orden o demanda de desalojo del programa. En respuesta, el estado modificó la legislación para renunciar a ese requisito, permitiendo ahora que el Departamento de Recursos Humanos de la ciudad apruebe las solicitudes de los inquilinos que presenten una carta de demanda de alquiler de su propietario junto con una declaración de dificultades económicas en la que se indique que han experimentado dificultades económicas debido a la pandemia, como la pérdida de ingresos, el aumento de los gastos de salud o de cuidado de los niños, la imposibilidad de encontrar trabajo o de mudarse con seguridad.

“Solo se requiere esa carta de demanda por escrito, que obviamente es posible conseguir incluso con la moratoria de desalojo. Y además, en la mayoría de los casos, es mucho más fácil de conseguir que el arrendador ya te haya demandado”, dijo Lilia Toson, abogada supervisora de la Unidad de Reforma del Derecho Civil de The Legal Aid Society.

Los defensores han pedido anteriormente que la ciudad y el estado eliminen el requisito de la orden de desalojo del programa FHEPS. Los procedimientos de desalojo, dicen los defensores, son traumáticos para los inquilinos y el requisito también incentiva a los propietarios a presentar procedimientos legales en lugar de tratar de resolver los problemas de falta de pago con un inquilino fuera de los tribunales.

Toson dice que el requisito de la orden de sealojo para el FHEPS es algo exclusivo de la ciudad de Nueva York.

“En otras partes del estado, fuera de la ciudad de Nueva York, no es necesario. Puedes presentarte con una carta de tu casero exigiendo el pago del alquiler atrasado y eso será suficiente”, dice. “El requisito de la demanda está en realidad en el plan FHEPS de la ciudad, pero no está como en ninguna ley estatal, así que pueden renunciar a él a su discreción siempre que la agencia estatal les dé su aprobación”.

Se espera que la exención del “requisito de la orden de desalojo” entre en vigor inmediatamente y se mantenga hasta el 1 de mayo, fecha en que expira la actual moratoria de desalojos del estado de Nueva York. Aquellos que reúnan los requisitos para acogerse al FHEPS podrán recibir una ayuda continua para el pago de los alquileres atrasados de hasta $9.000 dólares durante un máximo de cinco años, afirma Toson.

“Otra de las ventajas es que el dinero no se debe regresar”, añade, señalando que en otros programas de ayuda de emergencia de la ciudad los fondos tienen que ser devueltos. En el programa “One Shot Deal” de la ciudad, por ejemplo, que proporciona asistencia monetaria de emergencia por una sola vez a los hogares que se enfrentan a un evento o situación inesperada, los solicitantes generalmente tienen que devolver los fondos de emergencia que obtienen a través de un acuerdo de reembolso con el departamento de Recursos Humanos.

Sin embargo, Legal Aid dice que sigue presionando en Albany para que ayude a los neoyorquinos a que conozcan este cambio. Dar a conocer los diversos programas de ayuda a los inquilinos relacionados con la pandemia ha sido una lucha. La actual moratoria de desalojo del estado, por ejemplo, requiere que los hogares presenten un formulario de declaración de dificultad recientemente establecido para evitar el desalojo, pero pocos inquilinos estaban aprovechando las protecciones: solo 2.300 hogares habían presentado los formularios hasta febrero, según Law360. Tras los esfuerzos de divulgación, el número de declaraciones de penuria presentadas en los tribunales se disparó a casi 24.000 en las últimas semanas, informó el martes Queens Daily Eagle.

Legal Aid también está pidiendo que el estado proporcione un alivio inmediato del alquiler para las familias que han acumulado más alquileres atrasados durante la pandemia que el umbral de FHEPS permite.

“El COVID-19 sigue siendo un virus mortal, y Albany y la alcaldía deben hacer su parte para mantener a las familias protegidas en sus hogares”, dijo Toson en un comunicado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *