Explicamos cómo funcionará por medio de un ejemplo ficticio para demostrar el nuevo sistema en 2021 y en adelante.

Un correo falso de una falsa (y desafortunada) campaña para alcalde.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Read the English version here. Traducido por Daniel Parra.


A menos que se produzca un movimiento judicial inesperado o un desarrollo legislativo sorprendente, la votación por orden de preferencia (RCV por sus siglas en inglés), se llevará a cabo en elecciones especiales y primarias para los cargos municipales en 2021 y en adelante.

El voto por orden de preferencia aborda el hecho de que en muchas contiendas electorales de la ciudad de Nueva York hay más de dos —y a veces hasta seis o siete— candidatos. En el sistema antiguo, eso significaba que alguien podía ganar un escaño en el Concejo o la presidencia del condado con una parte relativamente pequeña de los votos, siempre que recibiera más votos que nadie. En las elecciones primarias de 2013, por ejemplo, Robert Cornegy, Chaim Deutsch, Daneek Miller, Helen Rosenthal y Paul Vallone ganaron con menos de un tercio del total de los votos, y varios otros candidatos prevalecieron con menos del 40 por ciento.

En las elecciones de la ciudad para alcalde, defensor público o contralor había un requisito en la constitución de la ciudad de que el candidato ganador obtuviera al menos el 40 por ciento. Sin embargo, eso a veces significaba celebrar una segunda vuelta, lo que resultaba costoso y a menudo llevaba a una participación mucho menor. En 2013, por ejemplo, 530.000 votantes salieron en las primarias para votar por el defensor público, pero sólo 203.000 participaron en la segunda vuelta entre Letitia James y el Daniel Squadron.

La votación por orden de preferencia tiene por objeto evitar ambos problemas permitiendo a los votantes designar a quién elegirían si no hubiera un ganador claro en la primaria y su principal candidato fuera eliminado. Así que dependiendo del número de candidatos en una boleta de votación, un votante puede elegir hasta un máximo de cinco candidatos para designar sus opciones si el recuento pasa a una tercera, cuarta o quinta ronda antes de que surja un ganador.

A algunos críticos les preocupa que el sistema pueda confundir a los votantes. (Y los matices pueden ser complicados: la primera versión de este artículo, no contabilizó los detalles de la última ronda de conteo). Después de todo, es diferente a como hemos votado en el pasado. Por eso, una forma de entender cómo funcionará el sistema es hacer una elección simulada como ejemplo.

Nuestro ejemplo (un ejemplo ficticio)

Digamos que hay seis candidatos en las primarias demócratas para la alcaldía. Estos son los apellidos: Al-Hasan, Boccelli, Cooney, Deng, Encarnación y Fidurski.

Y ahora imaginemos dos votantes de los cientos de miles de votantes participando en las primarias. Se llaman Valerie y Victorio. Valerie es de Queens y solicitó una boleta de voto por correo porque está en la Marina. Victorio vive en Harlem y vota en persona el día de las elecciones. Así que sin importar de qué manera voten, la votación por orden de preferencia funcionará de la misma manera.

Así es como se ven sus boletas después de haberlas llenado:

Comienza el conteo: primera ronda

Después de que las urnas cierren la noche de las elecciones y se cuenten todas las boletas por correo, así lucen los resultados preliminares:

Resultados de la primera ronda

Al-Hasan 29%

Boccelli 6%

Cooney 5%

Deng 19%

Encarnación 18%

Fidurski 23%

La elección podría terminar aquí si alguno de los candidatos obtuviera la mayoría, pero en este caso hipotético nadie la tiene. Así que el candidato con menor votos, Cooney, es eliminado.

El campo se estrecha: segunda ronda

Una vez que Cooney sea eliminado, la segunda opción de todos los votantes que eligieron a Cooney como su opción número es tomada. En nuestro ejemplo, Valerie votó por Cooney como primera opción así que ahora la segunda elección de Valerie es la que cuenta: Deng. La primera elección de Victorio, Boccelli, sigue en la carrera, así que su voto sigue siendo para Boccelli.

Una vez que se cuentan las segundas opciones de los votantes de Cooney, se vuelve a hacer el recuento. Todos los demás votantes, los que, como Victorio, eligieron a otros candidatos además de Cooney como su primera elección, aún tienen sus primeras elecciones contadas.

Estos son los nuevos resultados:

Resultados de la segunda ronda

Al-Hasan 33%

Boccelli 7%

Cooney (Eliminado)

Deng 16%

Encarnación 21%

Fidurski 23%

¿Por qué cambió el resultado? Recuerde que nuestros cinco votantes imaginarios son solo un puñado del electorado y luego de contar cientos de miles de otras boletas de votación con combinaciones únicas, parece ser que los partidarios de Cooney dividen su apoyo de segunda opción bastante equitativamente entre los otros candidatos.

Una vez más, la elección podría terminar aquí si alguien emerge con una mayoría. Pero aún no hemos llegado a eso. Así que el candidato restante con menor votos, Boccelli, es eliminado.

Y se sigue ganando: Tercera ronda

Los votantes que apoyaron a Al-Hasan, Deng, Encarnación o Fidurski como sus primeras elecciones todavía tienen sus votos contados para esos candidatos.

Luego del recuento entre los cuatro candidatos restantes, estos son los resultados:

Resultados de la tercera ronda

Al-Hasan 35%

Boccelli (Eliminado)

Cooney (Eliminado)

Deng 17%

Encarnación 24%

Fidurski 24%

Vemos que Al-Hasan y Encarnación sumaron en esta ronda. Eso indica que ambos fueron populares como segunda o tercera opción entre los votantes de Boccelli y Cooney. Deng no fue tan popular entre esos votantes.

Una vez más, las elecciones podrían terminar aquí, pero los tres candidatos aún no alcanzan una mayoría, por lo tanto, el candidato con menor votos, Deng, es eliminado.

Entonces quedaron tres: La cuarta ronda

Ahora sólo quedan tres candidatos: Al-Hasan, Encarnación y Fidurski. Cooney, Boccelli y Deng han sido eliminados y se vuelven a computar todas las boletas de votación. El candidato mejor clasificado en cada boleta es el que cuenta.

En el caso de Valerie, su cuarta elección es la que cuenta: Al-Hasan. Victorio también hace que se cuente su cuarta opción, Encarnación.

El recuento se repite y aquí están los resultados:

Resultados de la cuarta ronda

Al-Hasan 51%

Boccelli (Eliminado)

Cooney (Eliminado)

Deng (Eliminado)

Encarnación 24%

Fidurski 25%

Al-Hasan finalmente supera el 50 por ciento, pero una vez que se activa el mecanismo de elección de rango, procede hasta que sólo quedan dos candidatos. Entonces, Encarnación es eliminada, y pasamos a la ronda final de conteo.*

¿Qué hubiera pasado si Al-Hasan no hubiera llegado al 50 por ciento y Encarnación se hubiera mantenido en el tercer lugar? Habría habido una quinta ronda de conteo, con Encarnación eliminada. El voto de Valerie aún habría ido a Al-Hasan, porque Al-Hasan aún era viable. Pero el voto de Victorio habría ido a su quinta elección, Fidurski.

Ronda 5: Dos candidatos entran, uno gana

En nuestro ejemplo hipotético, hay poco suspenso en la quinta ronda. Como Al-Hasan ya tiene más del 50 por ciento de los votos, no hay manera de que no salga de la ronda final sin una mayoría. (Incluso si todos los votantes de Encarnación calificaron a Fidurski como su próxima opción, el 25 por ciento de Fidurski + Encarnación 24 por ciento de la cuarta ronda es sólo el 49 por ciento, que sigue siendo menos que Al-Hasan ha reclamado.

En la vida real, podría funcionar de manera diferente, por supuesto. En una elección que se redujera a tres candidatos que, digamos, dividieran el voto de la cuarta ronda por igual, la quinta ronda sería decisiva. Pero, permanezcamos en el ejemplo ficticio.

Así es como los votos de nuestros votantes están en la Ronda 5: Fíjense que el voto de Valerie sigue siendo para Al-Hasan, porque todavía está en la carrera. Encarnación es eliminada de su voto pero no importa. El voto de Victorio es para Fidurski.

Y aquí están los resultados finales de las elecciones:

Al-Hasan 56%

Boccelli (Eliminado)

Cooney (Eliminado)

Deng (Eliminado)

Encarnación (Eliminado)

Fidurski 44%

Parece que la gran mayoría de la gente cuyos votos en la cuarta ronda fueron para Encarnación eligió a Fidurski como siguiente opción, pero eso no cambia el resultado: Al-Hasan es el candidato demócrata a la alcaldía.

Es solo matemática

El voto de uno se tiene en cuenta más de una vez ya que el recuento se realiza de nuevo en cada ronda y es el candidato en la posición más alta de cada votante quien obtiene el voto.

Al clasificar a más de un candidato, el votante no está socavando su primera elección. La segunda, tercera y posteriores posiciones solo contarán si el candidato de su primera elección queda eliminado.

Es como designar un beneficiario contingente en un testamento: le dejas todo a la querida tía Judith, pero si la tía Judith ya ha fallecido, el primo Jeremías se queda con tu herencia. También es como la tabla de profundidad de un equipo de béisbol: El “receptor o cácher de emergencia” no se va a tomar el tiempo de juego lejos del titular o de su suplente, sólo interviene si los otros dos están fuera del juego.

Sin embargo, si un votante no quiere hacer una votación por orden de preferencia, no tiene que hacerlo. Puede votar por su mejor elección y acabar allí. O puede elegir su primera y segunda opción y dejar el resto en blanco. Hacer eso significa que el votante no tendrá voz en las siguientes rondas, si es que ocurren.

Hay algunas imperfecciones en el sistema. Si hubiera siete o más candidatos en una carrera, es teóricamente posible que algunas papeletas se agoten, porque su primera elección fue eliminada, y su segunda, tercera, cuarta y quinta elección se utilizó en las rondas posteriores. Ese resultado, sin embargo, es muy poco probable.

Nadie sabe con certeza cómo afectará este sistema al resultado de las elecciones de 2021. Una certeza es que, para que los votantes realmente hagan un uso informado del sistema, van a tener que saber más sobre los candidatos, lo suficiente para saber no sólo quién es su favorito, sino también a quién considerarían en segundo y tercer lugar.

Porque, en realidad, ¿alguien quiere a Cooney? Quiero decir, miren al tipo.

*Corrección: La versión original de este artículo no refleja un aspecto clave del voto por orden de preferencia. Si bien un candidato solo necesita el 50 por ciento para ganar la elección en la primera ronda, una vez que se activa el mecanismo de clasificación, el conteo procede hasta que solo hay dos candidatos. En nuestro ejemplo, aunque Al-Hasan gana el 50% en la cuarta ronda, todavía hay una quinta ronda. Gracias al comentarista Evan Harper por señalar el error en la versión en inglés del artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *