Las normas federales y estatales de elegibilidad descalifican a quienes presentan números de identificación de contribuyente individual (o ITIN por sus siglas en inglés), usado por miles de trabajadores inmigrantes. Los expertos estiman que hay unos 107.610 niños en hogares que declaran impuestos usando el ITIN en todo el Estado de Nueva York.

Jarrett Murphy

This article originally appeared in English.

Un nuevo año escolar acaba de empezar y una de las estrategias que ha tomado el gobierno nacional para frenar la pobreza infantil ha sido a través de los créditos tributarios, específicamente dos programas: los pagos por adelantado del crédito tributario por hijos (Child Tax Credit Payments o CTC por sus siglas en inglés), que otorga pagos mensuales; y el crédito tributario por ingreso del trabajo (Earned Income Tax Credit o EITC por sus siglas en inglés), un reembolso que se solicita al presentar la declaración de impuestos.


Uno de los requisitos para calificar al EITC es tener un número de seguridad social válido (SSN por sus siglas en inglés), ser un ciudadano estadounidense o extranjero residente durante el año tributario, o en el caso de presentar una declaración conjunta se pide que uno de los dos declarantes sea ciudadano estadounidense o extranjero residente. Este requisito descalifica a muchas familias que declaran usando el número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN por sus siglas en inglés) y tienen hijos estadounidenses. Los expertos estiman que hay alrededor de 107.610 niños en hogares que declaran con ITIN en todo el estado de Nueva York.

Nueva York no ha ampliado su EITC estatal y la legislación que permitiría a los declarantes de ITIN tener derecho al crédito estatal no ha sido aprobada ni en el Senado ni en la Asamblea Estatal durante las últimas sesiones legislativas, a pesar de que miles de estas familias crían a niños nacidos en Estados Unidos. El Vera Institute encontró que el 87 por ciento de los dos millones de niños en la ciudad de Nueva York con al menos un padre inmigrante son ciudadanos.

“Una puede ser una razón práctica”, dice Dorothy (Dede) Hill, directora de política en el Schuyler Center for Analysis and Advocacy. El EITC estatal es un porcentaje del federal y sigue las mismas normas de elegibilidad federales, lo cual excluye a familias indocumentadas y otras personas que no califican para un número de seguridad social y la única opción que tienen es pagar impuestos con un número ITIN.

Desde el punto de vista administrativo, dice Hill, sería un poco más difícil para el estado ampliar el EITC a los declarantes de impuestos que usan ITIN ya que no se ajustaría a las normas de elegibilidad federales. Pero esto no quiere decir que no se pueda hacer, aclara Hill, ya que “Nueva York ‘desvinculó’ su programa Empire State Child Credit del crédito tributario por hijos hace unos años. Como resultado, los declarantes con ITIN son elegibles a nuestro CTC aunque el CTC federal no esté disponible para estos declarantes”. 

Hubo propuestas en el Senado (5866) y en la Asamblea (3146-A) para incluir una expansión del CTC en el presupuesto de Nueva York para 2021-2022 que proporcionaría hasta $1.000 dólares por los niños menores de cuatro años y $500 dólares para los niños mayores entre 4 y 17 años, pero ninguno de los dos proyectos de ley se sometió a votación en la última sesión legislativa en Albany.

“Este año la prioridad fue el Fondo para los Trabajadores Excluidos”, dice el asambleísta estatal Andrew Hevesi, quien además es uno de los promotores de la ampliación del CTC.

Nueva York dio un paso enorme con el fin de cubrir las lagunas producidas por la exclusión federal de los declarantes con ITIN del seguro de desempleo y de los pagos de estímulo con la creación del Fondo para Trabajadores Excluidos, explica David Kallick director de la iniciativa de investigación sobre inmigración del Fiscal Policy Institute.

Sin embargo el Fondo para Trabajadores Excluidos fue un programa de mitigación y no se centra en la reducción de la pobreza infantil. En una rueda de prensa el pasado 15 de septiembre, Roberto Suro y Hannah Findling, de la Universidad del Sur de California, concluían que sería casi imposible lograr reducciones históricas de la pobreza infantil entre familias inmigrantes si no se resuelven los impedimentos burocráticos del sistema fiscal estadounidense.

Una de las razones por la cuales este tipo de programas es tan efectivo reduciendo la pobreza es porque “proporcionan un alivio inmediato y, al mismo tiempo, incentivan el trabajo y los ingresos”, dicen los autores en un reciente artículo. Nueva York promulgó su propio EITC en 1994, vinculando la elegibilidad y los niveles de crédito directamente al EITC federal y un estudio realizado en 90 barrios de ingresos bajos y medios lo vincula con mejoras en salud a nivel individual en el estado y la ciudad de Nueva York.

Para aumentar los ingresos de las personas con salarios bajos, 29 estados, además del Distrito de Columbia y Puerto Rico, han promulgado su propia versión del EITC federal, reconociéndolo como una herramienta para avanzar en la equidad y la reducción de la pobreza infantil, especialmente para las personas de color, las mujeres y los inmigrantes, que están sobrerrepresentados en trabajos con salarios bajos.

Hevesi, presidente del comité de la infancia y la familia en la Asamblea y quien presentó el proyecto de ley, cuenta que está impulsando una expansión para el CTC pero no para EITC, argumentando que no hay recursos.

Un conjunto bicameral de proyectos de ley (S537 y A2533) proponía incluir a declarantes que usababan ITIN dentro del EITC estatal, pero no se sometió a votación durante las dos últimas sesiones legislativas. En la ciudad se introdujo una legislación similar en el Concejo en 2020, que pedía a la legislatura estatal que las versiones estatal y municipal del crédito fueran elegibles para los titulares del ITIN, pero tampoco fue aprobada.

El portavoz de la asambleísta Patricia Fahy, que presentó el proyecto de ley estatal, dijo a City Limits que hay planes para reintroducir la legislación en la próxima sesión.

Mientras tanto, los hijos de los neoyorquinos que declaran utilizando el ITIN solo pueden acceder a uno de los dos principales programas fiscales existentes para combatir la pobreza infantil en Nueva York. Incluir a los hogares que usan el ITIN tendría un impacto directo en la vida de los niños en Nueva York, dicen los expertos.

De acuerdo con cifras del Institute on Taxation and Economic Policy, hay 3.515.080 de niños en hogares declarantes con ITIN en los Estados Unidos. De estos, la mayoría son niños estadounidenses, añade Kallick.

“El código fiscal federal se supone que es ciego al estatus de inmigración y la equidad de los impuestos consiste en asegurar que todo el mundo, independientemente de su estatus migratorio y que pague al sistema, tengan el mismo acceso a los créditos fiscales”, dijo Suro.

City Limits también preguntó a varios de los miembros de los comités de la infancia y la familia tanto de la Asamblea como del Senado Estatal. Solo un representante de la senadora Roxanne Persaud en el Senado, respondió diciendo que la “senadora no tenía ningún comentario en este momento, pero planteará estas cuestiones al presidente del comité”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *