Luego de una extensa batalla legal que ha tenido varias etapas, ahora ICE no quiere dar información básica sobre cuántos detenidos han sido vacunados o cuántos han recibido la primera dosis. Esto es lo que City Limits ha podido averiguar.

Josh Denmark/DHS

 El centro de detención federal de Búfalo (Batavia).

Read this story in English here

Mientras Nueva York vive una nueva etapa en la pandemia en la cual las personas vuelven a reunirse y abrazarse tanto en espacios interiores como exteriores, la crisis sigue haciendo estragos en el interior de ciertas instalaciones que albergan a inmigrantes detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés). En varios centros de detención de todo el país se están registrando nuevos picos de casos de COVID-19, mientras que las tasas de vacunación aún no han despegado entre los detenidos. 

Cada vez hay más campañas creativas con el objetivo de aumentar el número de personas que se vacunan —hasta el punto de que Nueva York se ha promociona oficialmente como un centro de vacunación para turistas—, sin embargo, dentro de centros de detención de ICE no hay ningún registro público sobre niveles de vacunación tanto a nivel estatal como nacional, aunque la agencia hace un seguimiento de los casos de COVID-19.

El 13 de mayo, durante una audiencia en el Congreso, el director en funciones del ICE, Tae Johnson, dijo que un 20 por ciento de los detenidos del ICE en todo el país han recibido al menos una vacuna, pero no estaba seguro de la cifra exacta. “Permítanme confirmar que ese es el caso”, dijo Johnson a los legisladores. La representante Laureen Underwood, de Illinois, respondió que, según los datos a los que ella tenía acceso, el porcentaje podría ser mucho menor, potencialmente solo un siete por ciento. En comparación, más del 62 por ciento de la población adulta de los Estados Unidos se ha vacunado por primera vez hasta el 2 de junio, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Más aún, ICE no ha querido proporcionar información sobre cuántos de los detenidos en el mayor centro de detención del estado de Nueva York, el centro de detención federal de Búfalo (Batavia), han sido vacunados. Actualmente, hay más de 100 inmigrantes detenidos en Búfalo, según ICE.

City Limits ha podido rastrear parcialmente cómo va el esfuerzo de vacunación allí: cuántos detenidos han recibido una dosis de la vacuna o cuántos están totalmente vacunados, o cuántos han rechazado la vacuna hasta abril.

Un total de 118 casos de Coronavirus han sido reportados dentro del centro de detención de Búfalo desde que la pandemia comenzó en 2020 y 49 de estos fueron diagnosticados solo en abril de 2020. En las últimas tres semanas, ICE dice que no han tenido ningún caso positivo de COVID-19 en este centro.

Un panorama poco claro

Los defensores de inmigrantes han pedido una mayor supervisión del COVID-19 en los centros de detención de inmigrantes desde que estalló la pandemia el año pasado. Durante los primeros meses varios detenidos fueron transferidos al centro de detención en Batavia provenientes de la cárcel del condado de Bergen en Hackensack, Nueva Jersey, que reportaba el primer caso de infectados a finales de marzo.

Para mayo la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (The New York Civil Liberties Union) y los Servicios Jurídicos para Prisioneros de Nueva York (Prisoners’ Legal Services of New York o PLSNY por sus siglas en inglés) ganaron una demanda colectiva federal para que se tratara a las personas en situación de riesgo médico en el centro de detención de Batavia siguiendo las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). En julio del año pasado, City Limits reportaba que justamente desde este centro de detención 12 detenidos que dieron positivo a la prueba del Coronavirus fueron trasladados a sus países de origen.

Los defensores públicos tuvieron que volver a demandar una vez que se inició la vacunación en Nueva York para garantizar el acceso a la vacuna COVID-19 para las personas encarceladas y detenidas, un proceso que finalmente comenzó en febrero. Sin embargo, organizaciones como NYCLU, PLSNY y The Legal Aid Society todavía no tienen información detallada sobre cómo se está desarrollando el proceso de vacunación en el centro de Búfalo.

“No tengo cifras exactas”, dice John Peng, abogado de PLSNY, quien a finales de marzo estuvo a cargo de encontrar y agendar citas para ocho detenidos por ICE para que recibieran la vacuna de Pfizer en centros médicos fuera de las instalaciones del centro de detención. Esto solo ocurrió una vez, porque luego se cambió a vacunación dentro del centro de detención.

Lo poco que se sabe hasta el 14 de abril del centro de detención en Búfalo es que antes de la pausa recomendada por los CDC de la vacuna de Johnson & Johnson, 26 detenidos recibieron la vacuna de J & J y 27 la rechazaron. De los ocho detenidos a los que Peng ayudó a recibir la primera dosis de Pfizer, siete recibieron la segunda (uno de los ocho iniciales fue puesto en libertad antes de recibir su segunda inyección). Otros dos detenidos recibieron la primera dosis más tarde y tenían prevista la segunda dosis en mayo.

En mayo, mediante una orden de consentimiento, se le pidió a ICE que siguiera proporcionando vacunas a todas las personas que llegaran al centro de detención de Búfalo, así como a aquellos que la habían rechazado inicialmente para que pudieran solicitarla en otro momento.

“Esto solo se aplica a Búfalo”, dice Peng por teléfono.

ICE dice que a los detenidos del centro de detención de Búfalo se les ha ofrecido la vacuna así como a los recién llegados.

¿Cómo sigue la cárcel condado de Hudson, en Nueva Jersey?

En enero, cuando la vacunación recién empezaba dentro de la cárcel del condado de Hudson, en Nueva Jersey, City Limits reportaba que la mitad de los detenidos por ICE se negaron a vacunarse y solo 27 de los 54 inmigrantes recibieron la primera dosis de la vacuna de Moderna.

Desde entonces la población de detenidos por ICE en la cárcel del condado de Hudson se ha reducido a 42 detenidos. Al 25 de mayo, 28 de ellos estaban completamente vacunados y 14 la habían rechazado.

Ron Edwards, director de la cárcel del condado de Hudson dice por correo electrónico que la vacuna se ofrece diariamente y que en las últimas 3 semanas no han tenido nuevos casos de positivos de Coronavirus.

Los defensores dicen que hay desconfianza por parte de los detenidos para recibir la vacuna en los centros de detención o en las cárceles del condado, así como la creencia errónea entre algunos de que si se vacunan, se reducirán sus posibilidades de ser liberados.

“La vacunación ha traído una capa adicional de confusión”, dice Peng.

Una coalición de organizaciones sociales llamada la Coalición por la Justicia COVID-19 (COVID-19 Coalición por la Justicia o CJC por sus siglas en inglés) envió una carta el pasado 19 de mayo al Gobernador Andrew Cuomo pidiendo más información sobre cómo se estaba llevando a cabo las campañas de vacunación en el estado y señalaba que había una “falta de transparencia en todo el proceso”, dice la carta.

En el caso del centro de detención de Búfalo, la falta de información es clara.

Las personas encarceladas, dice la carta, “desconfían del sistema sanitario penitenciario y la atención que ofrece. Han visto o han experimentado ellos mismos una atención médica deficiente y sus preocupaciones médicas han sido ignoradas”.

Abogados que representan a detenidos en centros de detención dicen que sus clientes, por ejemlpo, no tienen un intérprete o traductor durante los chequeos médicos. 

Otro factor que no favorece a elevar el número de vacunados es que “se han registrado altos índices de rechazo a las vacunas por parte del personal penitenciario, que puede estar transmitiendo sus propios temores a las personas encarceladas”, dice la carta. Delaney Rohan, abogado de Legal Aid Society, dice que en la cárcel del condado de Orange, en Nueva York, dos detenidos han escuchado que tanto un guardia como una enfermera no se pondrán la vacuna.

Tanto abogados como defensores de inmigrantes están preocupados porque la información que se comparte con los detenidos y la información de la que disponen no es quizá suficiente para que ellos tomen decisiones informadas.

En la cárcel del condado de Hudson, Edwards dice que el tipo de información que se ha proporcionado a los detenidos de ICE sobre la vacuna contra el COVID-19 es la misma que los departamentos de salud de los CDC, de NY y NJ están distribuyendo al público y no han hecho cambio alguno en este frente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *