Serrano

Jim Henderson

Un grupo de 12 candidatos están en campaña para llenar el asiento que quedará vacante por el representante José Serrano.

Falta menos de un mes para las elecciones primarias del martes 23 de junio y cuatro de los 12 candidatos se presentan por primera vez a una contienda electoral. Esta es solo una de las 12 votaciones al congreso para representar a la ciudad de Nueva York, sin embargo, es una de las votaciones que más atención ha traído tanto por el número de candidatos como por el total de dinero recaudado por todos los candidatos: $2.647.477 dólares.

La pregunta por quién reemplazará al representante José Serrano, quien se retirará después de 30 años de representar al distrito 15, aún no tiene una respuesta completamente clara: hay un candidato que ha recaudado más de un millón de dólares, pero al mismo tiempo hay candidatos que han recibido el apoyo de figuras políticas como Alexandria Ocasio-Cortez.

El distrito 15 está ubicado completamente dentro del condado del Bronx y comprende los barrios de Mott Haven, Hunts Point, Melrose, High Bridge, Port Morris, Clason Point, Morrisania, Concourse Village, East Tremont, Tremont, Morris Heights, Castle Hill, University Heights, Bronx River, Belmont, Shorehaven, Claremont Village, Fordham, West Farms, Longwood, Mount Hope, Soundview y Harding Park.

En una primera entrega City Limits contactó a los cinco candidatos con carrera política y en esta segunda parte presentamos los perfiles de los candidatos que no tienen carrera política y que vienen de organizaciones comunitarias.

Algunos desafíos se ejecutan con pocos recursos

De los 12 candidatos actuales, Mark Escoffery-Bey, propietario de un centro de copiado en Morrisania, es el único candidato actual que no ha enviado a la comisión electoral federal información sobre su campaña. Escoffery-Bey, oriundo de Jamaica, compitió por el asiento de Serrano en 2010 y en 2008 hizo campaña contra la concejala Helen Foster. Sobre la agenda política de Escoffery-Bey no se sabe mucho, sin embargo ha dicho  que se postula porque quiere contrarrestar lo que considera dinastías políticas en el Bronx porque varias familias tienen más de un miembro en el cargo, incluyendo las familias Arroyo, Serrano y Díaz.

Julio Pabón, puertorriqueño de nacimiento, es un empresario y en el último reporte de la comisión electoral federal reportaba cero dólares recaudados. Pabón ha sido candidato en 2013 y 2016 para el distrito 17 del concejo de la ciudad donde fue derrotado y consiguió 562 votos. Pabón aboga por la inversión de más recursos en las pequeñas empresas, mayor orientación financiera, cree que se debe trabajar en un programa para entregar la “propiedad de los apartamentos de NYCHA a los residentes para que puedan mejorar lo que poseen”, dice su plataforma, y desea modificar la ley Jones (The Jones Act) para Puerto Rico.

Marlene Tapper nació en Queens, es consultora legal y en el último reporte de la comisión electoral federal también reportaba cero dólares recaudados. Tapper fue candidata contra el concejal Hiram Monserrate para el concejo de la ciudad en 2005. Los puntos de su campaña son la justicia ambiental, la dificultad que encuentran los adultos mayores para jubilarse, reformar las prisiones, el pago igualitario a las mujeres y en este punto aboga para que pase la ley de equidad en el pago de salarios (Paycheck Fairness Act). 

Frangell Basora nació en la República Dominicana, es hijo de padres dominicanos y actualmente trabaja en la oficina de participación pública (OPE, por sus siglas en inglés) del fiscal del distrito en el condado de Kings. Además, hizo una corta pasantía de ocho semanas en la oficina de José Serrano, quien según Basora “supervisó la mejora y el desarrollo del municipio durante algunos de sus años más difíciles. [Serrano] Sirvió durante 30 años/tres décadas para que los próximos 30 años el Bronx no se parezcan a los pasados, sino para traer cambios exponenciales a nuestra gente”, escribe Basora por correo electrónico. 

La campaña de Basora registra en la comisión electoral federal (FEC por sus siglas en inglés) $11,138 dólares y de acuerdo con él actualmente ha recaudado entre $15.000 a $20.000 dólares. Según los registros en la FEC, su campaña ha recibido cuatro donaciones, la mayor la hizo él mismo y como admite por correo electrónico “la mayoría de contribuciones han sido en forma de voluntarios y donación de espacio”. Su agenda se centra en promover la vivienda (permanente, segura, confiable y digna) como un derecho humano. En salud busca reducir la disparidad en el acceso a la atención médica especializada y asegurar acceso a salud mental para minorías. Además propone la creación de una garantía federal de empleo adaptada para las comunidades de más bajos ingresos en Nueva York.

Fuerte apoyo de organizaciones progresistas 

Samelys López nació en Puerto Rico y fue criada por su madre dominicana en el sur del Bronx. López es la única de los 12 candidatos que tiene su página web traducida a cinco idiomas: español, inglés, francés, bengalí y árabe.

López es conocida tanto en el distrito como en el condado por ser una activista y organizadora comunitaria en varios frentes: construcción de viviendas asequibles, planificación urbana y defensora del uso de bicicletas. López es la candidata que ha trabajado en la oficina de Serrano por más tiempo, un año, y quien además ha trabajado con el hijo, el senador estatal José M. Serrano.

Su campaña ha sido financiada por contribuciones individuales y en entrevista con City Limits dice que no ha aceptado contribuciones de los comités de acción política tradicionales, PAC por sus siglas en inglés, ni dinero de industrias como combustibles fósiles, bienes raíces o farmacéuticas. Sin embargo, el PAC Courage to Change creado por Alexandria Ocasio-Cortez contribuyó a la campaña de López.

La razón por la cual no recibe contribuciones de industrias como combustibles fósiles, bienes raíces o farmacéuticas es intencional. Para López es inconcebible recibir dinero de alguna de estas industrias y después legislar sobre temas de vivienda, salud o medio ambiente. Por el dinero recaudado, López solo quiere “rendir cuentas a la comunidad”.

Los cinco puntos que resaltó de su agenda son: en vivienda, asegurar la vivienda como un derecho humano universal, instituir el control universal de alquileres, reinvertir completamente en vivienda pública, construir 12 millones de unidades de vivienda social. En salud tiene dos propuestas anudadas. Por un lado, quiere cobertura sanitaria universal para todos, y como Bernie Sanders, plantea negociar con las empresas farmacéuticas para reducir el costo de los medicamentos de prescripción. Por otro lado, aboga por el cuidado infantil universal para familias trabajadoras y el subsidio infantil para facilitar a las familias la crianza de sus hijos en la comunidad. En medio ambiente, es promotora del Green New Deal y quiere descarbonizar la autoridad de vivienda de la ciudad, NYCHA por sus siglas en inglés. Por último desea hacer más fácil la sindicalización de trabajadores. 

López destaca de su carrera que ha dedicado 10 años a la construcción de viviendas en organizaciones como Breaking Ground (anteriormente conocida como Common Ground) y es cofundadora del Bronx Progressives y de la organización Velo City que enseña a jóvenes del sur del Bronx conceptos de planificación urbana, arquitectura, paisajismo y diseño. Otros logros que resaltó fueron su rol en la Housing Justice for All Coalition y la ayuda que durante la crisis del COVID-19 ha brindado a su comunidad entregando cajas de comida.

Su estrategia para abordar la pobreza del distrito del Bronx, en donde el 33 por ciento de la población vive por debajo de la línea de pobreza y el 69 por ciento gana menos de $50.000 dólares anuales, se basa en educación. “La educación es el gran ecualizador”, dice López. Para ella es posible invertir más en educación si se “desinvierte dinero en el ejército para usarlo en temas sociales”, dice López. 

Sobre los problemas de educación del distrito dijo que se necesita “justicia educativa e invertir completamente en las escuelas públicas y poner fin a la privatización de las escuelas públicas”. 

Dinero recaudado para la campaña: a mayo 27, más o menos $160.000 dólares informó su campaña ($80.328 registra la FEC).

De agente de seguros a activista

Chivona Newsome, nativa del Bronx, era una agente de seguros que se convirtió en la directora de operaciones y cofundadora del movimiento Black Lives Matter Greater Nueva York. 

Así como la mayoría de los candidatos perfilados en este artículo, Newsome no ha querido aceptar contribuciones de PACs, ni dinero de combustibles fósiles o promotores inmobiliarios.“Los principales donantes de esta campaña son compañeros activistas”, escribe Newsome por correo electrónico.

“No tenemos ningún respaldo oficial”, añade sobre su campaña.

La filosofía que fundamenta su campaña está modelada por el Black Panther Party: libertad para decidir el destino, pleno empleo y el gobierno federal está obligado a dar empleo a todos, ingreso garantizado, vivienda decente y adecuada, así como poner fin a la brutalidad policial y al asesinato de afroamericanos.

Desea implementar un ingreso básico universal de $1.000 dólares al mes para cada adulto americano mayor de 18 años. Además apoya Medicare para todos y quiere reformar la justicia para dejar de procesar a menores como adultos, así como asegurar el derecho a un abogado para los menores no acompañados. Aboga por la vivienda como un derecho humano, así como por poner fin a la desigualdad de ingresos y asegurar la protección de la seguridad de la jubilación.

Newsome se enorgullece de haber sido cofundadora de Black Lives Matter Greater Nueva York, de haber sido parte del despido del oficial Daniel Pantaleo y de la ley de protección al inquilino del estado de Nueva York de 2019. Además se solidarizó con el levantamiento del régimen de Omar al-Bashir en el Sudán y mientras fue asesora financiera ayudó a “crear riqueza para más de 300 familias afroamericanos y minorías”, dice Newsome por correo electrónico.

Newsome cree que la pobreza del distrito “es por diseño. Nuestro distrito está sistemáticamente oprimido. Ha sido redefinido por redlining [negarse a ofrecer crédito o seguro a los residentes de ciertas zonas por motivos de raza o etnia]”.

Newsome quiere ingreso básico garantizado, nuevos empleos verdes e inversiones y préstamos para pequeñas empresas que sean propiedad de minorías.

Sobre los bajos índices en educación en el distrito Newsome propone que la matrícula universitaria y las escuelas técnicas sean gratuitas, que se inviertan más fondos federales y que haya una reestructuración del sistema educativo.

Dinero recaudado para la campaña:a mayo 27, $35.000 dólares informó su campaña ($32,590 registra la FEC).

Un trabajador por la juventud

Tomas Ramos nació en Washington Heights y sus padres son dominicanos. Actualmente es el director del programa de artes y ciencias para niños en el Bronx River Community Center, donde ha estado desde 2016.

Para estas elecciones Ramos no ha querido aceptar contribuciones de PACs, ni dinero de combustibles fósiles o promotores inmobiliarios. Según Ramos los principales donantes a su campaña son “amigos y familiares. Mi red”, dice Ramos por teléfono. 

Las cinco premisas de su campaña son: en educación, invertir en la escuela pública; en justicia penal, romper el ciclo de la pobreza y reformar el sistema de libertad condicional; en vivienda, desea que más personas sean propietarias de su hogar. Según cálculos de la oficina del censo en el distrito 15 de Nueva York, 91 por ciento de las familias viven en una vivienda rentada y sólo el 9 por ciento es propietario de su vivienda. Torres reconoce estos problemas en el distrito y quiere crear una línea de paso de la vivienda pública a la vivienda propia, a través de un subsidio para cubrir el 10 por ciento necesario para la cuota inicial de una vivienda. En economía, piensa crear asociaciones público-privadas entre las principales empresas de tecnología y los expertos del gobierno para combatir la pobreza mediante la creación de centros de tecnología. Por último, quiere promover el cuidado universal del niño, el cuidado gratuito de niños para todas las personas y un año de licencia parental remunerada financiada por el gobierno federal.

Lo que más destaca Ramos sobre su carrera es haber desarrollado el primer centro de tecnología de vivienda pública de la ciudad de Nueva York, ayudar a recolectar $1.3 millones de dólares en marzo de este año para hospitales en el Bronx y con esto aumentar la capacidad total de camas de las unidades de cuidados intensivos en la ciudad. Además, ayudó a recolectar 20.000 máscaras N95 para hospitales y $100.000 dólares para organizaciones sin fines de lucro destinados a ampliar la capacidad de los programas de distribución de alimentos en medio de la crisis por coronavirus.

Ramos también cree que es a través de la educación y el trabajo que se mejoran las condiciones de pobreza que hay en el distrito. Añade que es importante “restaurar el modelo de escuela comunitaria” y dejar de medir a los alumnos por tests, “se necesita más arte y tecnología, más pensamiento crítico, mejores escuelas de oficio y de tecnología”.

Para cerrar la brecha en educación del distrito, Ramos cree que se debe “invertir 100 mil millones de dólares en los títulos 1, 2, 3 para 2026”, porque está convencido que “la tecnología se está llevando nuestros trabajos”, así que una de sus propuestas es “crear más asociaciones público-privadas para combatir la pobreza mediante la creación de centros de tecnología”.

Dinero recaudado para la campaña: a mayo 26, $75.000 dólares informó su campaña ($69,532 registra comisión electoral federal, FEC por sus siglas en inglés).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *