Los investigadores afirman que sus conclusiones contradicen la idea de que los pagos de estímulo y las prestaciones de desempleo son “demasiado generosos” y desincentivan el trabajo.

Robert Winn

Ella Li lee un libro con su hija XiLan. Li dijo que los pagos del estímulo federal la ayudaron a cubrir el alquiler y la comida de su familia después de perder sus empleos.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Translated by Daniel Parra. Read the English version here

Tras perder sus dos empleos al comienzo de la pandemia, Ella Li agotó sus ahorros para alimentar a su hija y cubrir el alquiler en un apartamento de Chinatown. Sus amigos colaboraron y compartieron alimentos. La escuela de su hija le proporcionó comidas, pero sus ahorros seguían disminuyendo, dijo. Entonces llegó una inyección de dinero crucial del gobierno federal.


“Pude pagar el alquiler con el cheque de estímulo. Fue muy útil para el alquiler y la comida”, dijo Li.

Li es uno de los cerca de un millón de neoyorquinos que evitaron caer en la pobreza el año pasado con la ayuda de los pagos del estímulo federal y los cheques de desempleo más cuantiosos, según un nuevo análisis del Hunter College, la Universidad de Columbia y el equipo de seguimiento de la pobreza de la Fundación Robin Hood.

Los neoyorquinos que recibían el seguro de desempleo obtuvieron $300 dólares semanales adicionales del gobierno federal, así como tres pagos separados a través de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES por sus siglas en inglés) y la Ley del Plan de Rescate Estadounidense.

Esos pagos ayudaron a mantener la tasa de pobreza de la ciudad en el 20 por ciento en 2020, por encima del 16 por ciento en 2019, pero evitando lo que habría sido un pico aún más pronunciado el año pasado, alcanzando el 35 por ciento sin la ayuda de alivio, encontraron los investigadores.

El informe, publicado el 6 de octubre, destaca las experiencias de 38 neoyorquinos de bajos ingresos que lograron cubrir el alquiler, comprar alimentos y pagar sus deudas a pesar de haber perdido sus empleos y salarios como consecuencia de la pandemia. El equipo de Columbia y Robin Hood’s Poverty Tracker realizó entrevistas con cada uno de los participantes en intervalos de aproximadamente seis meses, entre julio de 2020 y mayo de 2021, para conocer mejor el impacto financiero de la pandemia y la forma en que utilizaron sus cheques de estímulo y desempleo.

“Los pagos directos en efectivo fueron la herramienta más útil para ayudar a la gente a sobrellevar la pandemia”, concluye el informe. “Ayudó a las familias a pagar sus facturas y, a menudo, permitió a los padres quedarse en casa para cuidar a los niños en edad escolar durante la enseñanza virtual”.

Al igual que Li, la mayoría de los participantes dijeron que utilizaban el dinero para cubrir el alquiler y comprar alimentos. Otros afirmaron que la ayuda extra les ayudó a hacer frente a las crecientes deudas después de tener en cuenta sus necesidades inmediatas. Una mujer de 32 años, llamada Lucía, dijo a los investigadores que consiguió pagar la factura de su tarjeta de crédito de $15.000 dólares a $8.000 dólares entre julio de 2020 y enero de 2021 con la ayuda del seguro de desempleo adicional. Otra mujer, Maya, de 39 años, dijo que no debía nada a las compañías de tarjetas de crédito antes de la pandemia, pero que acumuló una deuda de $10.000 dólares tras perder su trabajo. Dijo que pudo pagar una parte de eso con sus cheques de estímulo federal.

El equipo de Poverty Tracker encontró previamente que casi la mitad de los trabajadores de la ciudad de Nueva York, incluido el 57 por ciento de los trabajadores con salarios bajos, perdieron sus ingresos al principio de la pandemia de COVID-19. Alrededor del 52 por ciento retiró de sus ahorros para cubrir los gastos, y el 29 por ciento acumuló deudas adicionales por tarjetas de crédito y préstamos, cargas financieras que amenazaban con hundirlos más en la pobreza.

En los últimos meses, Li, inmigrante de China, se hizo ciudadana estadounidense, siguió tomando clases de inglés en Henry Street Settlement y solicitó ayuda a través del Fondo de Trabajadores Excluidos de Nueva York. Dijo que volvió a trabajar en mayo, haciendo turnos en una guardería de Manhattan y en una tienda de comestibles cercana.

Los investigadores de Poverty Tracker afirmaron que sus resultados contradicen la idea de que los pagos de estímulo y las prestaciones de desempleo son “demasiado generosos” y desincentivan el trabajo.

“La gente está realmente interesada en volver a trabajar, pero la situación es realmente compleja y la ayuda económica aborda las complejidades, como el aprendizaje a distancia, el cuidado de los niños y el cambio de trabajo porque los empleos que tenían no van a volver”, dijo la jefa de estrategia de subvenciones de Robin Hood, Sarah Oltmans.

Oltmans dijo que la ayuda económica ayudó especialmente a las madres, como Li, que se veían obligadas a asumir una cantidad desproporcionada de tareas de cuidado de los niños mientras intentaban ganarse la vida.

“Lo que más me llamó la atención fue el equilibrio que supone para las mujeres, sobre todo para las madres, cuidar de los niños cuando desaparece la guardería, atender a otros miembros de la familia y trabajar a tiempo parcial”, dijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *