Las familias con niños pasan ahora casi 18 meses en promedio en los albergues del Departamento de Servicios para Desamparados (DHS por sus siglas en inglés), dos meses y medio más que el año fiscal anterior, según el informe anual de gestión del alcalde Bill de Blasio.

Adi Talwar

Starkeysha Love, de 30 años, fotografiada aquí con su hija Amira, de un año, en junio de 2021. La familia fue trasladada a un refugio de Queens este verano tras alojarse en una habitación de hotel alquilada en la ciudad durante la pandemia.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Translated by Daniel Parra. Read the English version here

Las familias sin hogar permanecen ahora más tiempo en los refugios de la ciudad de Nueva York, incluso cuando la población general de los refugios disminuye, según muestran los datos de la ciudad.

Las familias con niños pasan casi 18 meses en promedio en los refugios del Departamento de Servicios para Desamparados (DHS por sus siglas en inglés), dos meses y medio más que el año fiscal anterior, según el informe anual de gestión del alcalde Bill de Blasio. La estancia promedio de las familias con niños en los refugios del DHS alcanzó los 520 días en el año fiscal 2021. Eso es más que 443 días en el año fiscal 2020 y 414 días en el año fiscal 2017.

Las estancias más largas se producen incluso cuando el número de familias que entran en los refugios del DHS se redujo en aproximadamente un 40 por ciento el año fiscal pasado, con las protecciones estatales contra el desalojo que impiden que muchas familias se quedaran sin hogar, muestra el informe. Poco más de 6.100 familias entraron en el sistema de refugios el pasado año fiscal (que comenzó el 1 de julio de 2020 y terminó el 30 de junio de este año) en comparación con 10.087 en el año fiscal 2020 y un asombroso 12.595 en el año fiscal 2017.

En el año fiscal de 2021 hubo 9.823 familias con niños en los refugios en un día promedio, en comparación con 11.719 en el año fiscal de 2020 y 12.415 en el año fiscal de 2019.

La oficina del alcalde culpó a la pandemia por las estancias más largas en los refugios, que según el informe complicó las visitas a los apartamentos. “Los esfuerzos para frenar la propagación del COVID-19, que alentó a los neoyorquinos, incluidos los propietarios y los corredores, a permanecer en el interior tanto como sea posible, dio lugar a una fuerte disminución de las exhibiciones de apartamentos antes de que el DHS cambiara a las exhibiciones virtuales”, dice el informe.

Sin embargo, la analista política principal de la Coalition for the Homeless (Coalición de Familias sin Hogar), Jacquelyn Simone, cuestionó esa justificación. Para cuando el año fiscal 2021 comenzó en julio de 2020, el DHS había comenzado a establecer exposiciones virtuales y a ajustarse a los desafíos de una pandemia que se había instalado tres meses antes, dijo.

“Sí que les llevó a las agencias de la ciudad algún tiempo llegar a un escenario seguro comparable para que la gente pueda estar viendo esos apartamentos, pero este informe es de julio de 2020 al 30 de junio de 2021”, dijo Simone. “Así que el argumento de que estaban en modo de crisis debido a la pandemia y no sabían cómo hacer que la gente viera un apartamento de forma segura era más convincente en el informe [del año fiscal 2020]”.

“Esperemos que el hecho de verlo con tanta crudeza en el informe del alcalde sea una llamada de atención para que las agencias de la ciudad trasladen a la gente con más urgencia”, añadió.

El DHS y la oficina del Alcalde no respondieron a las solicitudes de comentarios adicionales para esta historia, pero en el pasado han promovido la disminución de la tasa de familias sin hogar antes de la pandemia, atribuyendo la disminución a las protecciones más fuertes de los inquilinos y el trabajo del personal de la agencia y los proveedores sin fines de lucro.

Un número significativamente menor de familias con niños, así como de adultos solteros sin hogar —una población que ha aumentado durante la pandemia— se trasladó de los refugios a una vivienda permanente. Unas 7.186 familias con niños salieron de los refugios hacia una vivienda permanente el año pasado, en comparación con 7.992 en el año fiscal 2020 y 9.137 en el año fiscal 2009. Esa disminución se debió en gran parte a la disminución del número total de familias en el refugio, dijo la ciudad.

“Si bien hubo menos ingresantes al refugio en comparación con el período anterior, esto llevó a menos familias e individuos con estancias a corto plazo y resultó en una mayor proporción de la población con estancias a largo plazo en el refugio”, dice el informe.

6.535 adultos solteros pasaron de los refugios a la vivienda permanente el año fiscal pasado, en comparación con 7.890 en el año fiscal 2020 y 8.912 en 2019, muestra el informe. El descenso se produjo incluso cuando el número de adultos solteros en refugios aumentó a 18.012 el pasado año fiscal, frente a los 16.866 del año fiscal 20 y los 16.094 del año fiscal 19. En el año fiscal 17 hubo 13.626 adultos solteros en los refugios por día.

La duración media de la estancia de los adultos solteros y las familias adultas también se disparó el año pasado. Los adultos solteros pasaron en promedio 476 días en los refugios, en comparación con 431 días en 2020 y 383 días durante 2017. Las familias adultas pasaron una media de 773 días en los refugios —el equivalente a dos años y dos meses—, frente a los 630 en el 2020 y los 550 días en 2017.

Áine Duggan, presidenta y consejera delegada de la organización Partnership for the Homeless, dijo que los datos ponen de manifiesto la importancia de las protecciones contra el desalojo y la ayuda de emergencia para el alquiler para mantener a las personas en sus hogares y evitar un aumento de nuevas admisiones en los albergues.

“El número total está bajando, pero está bajando debido a la moratoria”, dijo Duggan. “Los desalojos son uno de los principales alimentadores del sistema de refugios, pero las reubicaciones son lentas y las estancias en los refugios son más largas. Lo que nos dice es que si la moratoria termina, la población de los refugios se disparará en la parte delantera del sistema y se disparará en los próximos años porque se tarda más en sacar a la gente”.

A finales del último año fiscal, la ciudad y una red de proveedores sin ánimo de lucro adquirieron 14 edificios utilizados durante mucho tiempo como albergues para personas sin hogar y comenzaron a convertirlos en viviendas permanentes para cientos de familias, aunque los problemas persisten en cada uno de ellos.

Se redujo por quinto año fiscal consecutivo el número de familias y personas que volvieron a los refugios menos de un año después de conseguir una vivienda permanente, algo que la ciudad considera un “indicador crítico” del éxito de las intervenciones.

En septiembre, la Administración de Derechos Humanos de la ciudad de Nueva York aumentó el valor de los vales de vivienda CityFHEPS —subvenciones que cubren un año de alquiler para familias y personas que han experimentado la falta de hogar. Tras años de defensa por parte de los neoyorquinos sin hogar y sus aliados, el Concejo aprobó en junio el aumento del valor del subsidio de la ciudad para igualar los niveles de la Sección 8 federal, desbloqueando potencialmente decenas de miles de apartamentos anteriormente inasequibles en los cinco condados.

Raysa Rodríguez, directora ejecutiva asociada del Citizens’ Committee for Children of New York, dijo que los datos del Alcalde refuerzan la necesidad de esos subsidios más fuertes para el alquiler.

“Creo que la conclusión es que el informe no hace más que confirmar lo que estamos escuchando de la gente acerca de la dificultad de utilizar los subsidios que no se establecieron en el valor correcto”, dijo Rodríguez. “El aumento de la duración de la estancia habla realmente de las dificultades que experimentan las familias cuando buscan una vivienda asequible permanente, incluso cuando tienen ‘Cartas de compra’ y cumplen los requisitos para recibir los subsidios de vivienda de la ciudad”.

Rodríguez, miembro de la Coalición de Familias sin Hogar de la ciudad de Nueva York (un financiador de City Limits), también advirtió que los datos pueden enmascarar una crisis pendiente que, por ahora, está frenada por las protecciones estatales contra los desahucios.

“Yo advertiría que no hay que establecer conexiones amplias entre el descenso del número de familias que entran en los refugios y un descenso de las necesidades”, dijo.

La serie de City Limits sobre las familias sin hogar en la ciudad de Nueva York cuenta con el apoyo del Citizens’ Committee for Children of New York y la Coalición de Familias sin Hogar. City Limits es el único responsable del contenido y la dirección editorial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *