Ocho años después de los estragos de la supertormenta Sandy hay una urgencia en torno a la resiliencia climática.

Roman Iakoubtchik

Una bandera ondea en el destruido paseo marítimo de Rockaway mientras los barrios de Queens se limpian de la supertormenta Sandy en 2012.

Este artículo apareció originalmente en inglés. Read the English version here. Traducido por Daniel Parra.

En 2013, la última vez que Nueva York tuvo una contienda abierta para alcalde, la supertormenta Sandy era un recuerdo muy reciente, sin embargo, el cambio climático apenas se registró como un punto en la agenda. La desigualdad de ingresos, las paradas y registradas de policías (stop and frisk), el cierre de hospitales e incluso los carruajes de caballos tuvieron mucho tiempo en los debates de los candidatos. El cambio climático no fue más que una ocurrencia tardía.

Este año no. En el último mes, incluso mientras una pandemia hacía estragos y una catástrofe económica hervía, tres de los principales candidatos a la alcaldía —el ex secretario federal de Vivienda Shaun Donovan, la ex comisionada de saneamiento Kathryn Garcia y el contralor Scott Stringer— publicaron propuestas políticas detalladas sobre cómo abordarían la amenaza climática.


Otros candidatos también la han destacado, aunque han ofrecido menos detalles. La ex consejera de la alcaldía, Maya Wiley, destacó las cuestiones climáticas en su reciente plan para utilizar los fondos de capital de la ciudad para crear puestos de trabajo. El presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams, ofreció varias ideas sobre medio ambiente como parte de su nueva lista de 100 políticas para la ciudad.

En su mayor parte, estos planes sobre medio ambiente se incluyen en las primeras propuestas políticas sustanciales de cada campaña.

Un sentido de urgencia

Otros participantes en la apretada contienda política han mencionado de pasada, pero de forma destacada, la cuestión del medio ambiente. La veterana líder de una organización sin ánimo de lucro, Dianne Morales, firmó a finales de noviembre un “Nuevo Compromiso de Trato Verde“. La general retirada Loree Sutton, ex directora del departamento de servicios para veteranos de la ciudad, se compromete a “actuar para contener, mitigar y prevenir las amenazas cada vez más perturbadoras causadas por la alteración del clima” en una declaración de principios de gobierno de siete puntos. Zach Iscol, empresario social, también aborda el tema en su página: “los dirigentes de la ciudad deben dar prioridad a los proyectos que puedan reducir las emisiones y crear buenos empleos verdes”, dice.

El alto perfil de la política climática se refleja en su urgencia. Cuando el alcalde Michael Bloomberg empezó a centrarse en el cambio climático en el informe PlaNYC de 2007, las repercusiones de la subida de las temperaturas y de los mares parecían estar a décadas de distancia. Ahora la amenaza parece estar mucho más cerca. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Estados Unidos sufrió en 2020 daños por valor de $95.000 millones de dólares a causa de 22 desastres relacionados con el clima.

“Han pasado ocho años desde la supertormenta Sandy y muchas de nuestras comunidades siguen reconstruyendo. Creo que la urgencia nunca ha sido mayor”, afirma Lindsay Meiman, portavoz de 350.org, cuya rama política, 350 Action, respaldó con fuerza el plan del candidato Stringer a principios de la semana pasada. La atención prestada a las cuestiones climáticas hasta ahora en la campaña de 2021 “está demostrando realmente que se entiende que la acción climática es una transformación económica”. Un Nuevo Pacto Verde (Green New Deal) también creará decenas de miles de buenos puestos de trabajo para mantener a las familias”, afirma.

“Está demostrando realmente que cualquier aspirante serio a la alcaldía de la ciudad de Nueva York tiene que enfrentarse a la cuestión del cambio climático”.

La semana pasada, una coalición de grupos progresistas retó a todos los candidatos a la alcaldía y al Consejo de la ciudad a firmar el Green New Deal, que se centra en la reducción de las emisiones de los edificios (y en la generación de puestos de trabajo al hacerlo), en el tratamiento de la infraestructura física y financiera de la industria de los combustibles fósiles y en la mejora de las opciones de transporte.

Temas comunes

Los planes climáticos publicados hasta ahora por los candidatos a la alcaldía indican que la agenda verde del próximo alcalde podría ser mucho más amplia. También ilustran que, aunque hay puntos en común entre los enfoques presentados por las campañas, existen diferencias clave en cuanto a ambición y énfasis. 

Entre los cinco candidatos que han abordado la cuestión con cierta profundidad, hay temas comunes. Muchos candidatos expresan su apoyo a la idea de crear un “Rikers renovable”, y todos hablan de crear puestos de trabajo (aunque Donovan ofrece el conjunto de ideas más detallado sobre cómo hacerlo). Se comparte la atención a las aguas pluviales, la amenaza del calor extremo y el imperativo de la justicia medioambiental. Existe un amplio apoyo para reanudar y ampliar la recogida de material orgánico en la ciudad y para abordar la resiliencia en las viviendas públicas, así como para mejorar la financiación de los parques, aunque hay diferentes sugerencias sobre cómo hacerlo: Stringer pide 100 nuevos parques infantiles y Donovan pide un mayor reparto de las donaciones privadas recaudadas para los parques. 

Tanto Donovan como Stringer hablan de la necesidad de retirar “centrales eléctricas” contaminantes.

Enfoques únicos

Hay diferencias en cuanto a la profundidad. Donovan publicó un extenso documento político, mientras que Stringer y Garcia publicaron largas listas de compromisos. Adams dedica la última sección de este folleto de “100 ideas” al transporte y al medio ambiente, ofreciendo fragmentos que cubren un puñado de ideas y en el tema de su política climática dice que la ciudad debe predicar con el ejemplo. El plan de empleo de $10.000 millones de dólares de Wiley destina $3.000 millones de dólares a “construir una ciudad de Nueva York resistente al clima” y algunos puntos de los $2.000 millones de dólares destinados a las mejoras de capital de NYCHA también tienen que ver con la resistencia.

Hay algunos puntos de discordia. Donovan por ejemplo dedica mucha atención a los mecanismos de planificación y a la puntuación de los proyectos con la vista puesta en la justicia medioambiental. Pero Garcia (junto con algunos miembros de la comunidad de defensores de los derechos) argumenta: “en algunos barrios (Edgemere, Lower Manhattan) no necesitamos necesariamente más “planificación”, sólo necesitamos financiar y ejecutar plenamente las estrategias de resiliencia que ya tenemos en marcha”.

Los tres planes principales —Donovan, Garcia y Stringer— abordan la aplicación de la Ley Local 97, que exige importantes reducciones de las emisiones de efecto invernadero por parte de los edificios, a partir de 2024. La ley es uno de los principales logros medioambientales aprobados durante el gobierno de Blasio. Garcia dice que quiere crear un sistema de comercio de carbono para ayudar a los propietarios a cumplir la ley y evitar las multas. El plan de Donovan es poner en práctica un mecanismo que la ciudad ya ha identificado para ayudar a los propietarios a pagar las mejoras, en el que esencialmente toman prestado contra los futuros costes de calefacción para pagar las adaptaciones. También dice que quiere que la ciudad “planifique la promulgación de un código de construcción con cero emisiones de carbono para los nuevos edificios antes de 2030 y que elimine los combustibles fósiles de la construcción y el funcionamiento de los nuevos edificios incluso antes”.

Stringer también quiere “prohibir el uso de gas natural y petróleo en las nuevas construcciones o en las grandes renovaciones para permitir la reducción de los combustibles fósiles”, pero también pide que para 2025 se ponga fin al uso del gasóleo de calefacción nº 4, uno de los más contaminantes.

Stringer pide energía pública

Algunas de las diferencias entre los planes están en el énfasis. Garcia, que dirigió el sistema de saneamiento durante la mayor parte de la era de Blasio, habla mucho de cómo gestionar mejor los residuos de la ciudad. Stringer, como corresponde a un interventor de la ciudad, habla mucho del aspecto financiero de la cuestión climática, prometiendo “enfrentarse a los financiadores corporativos de la destrucción del clima trabajando con los fideicomisarios de las pensiones” y “lanzar el mayor programa de bonos verdes y azules del país para financiar inversiones de capital verdes y resilientes”. El plan de Donovan es único por su llamado a la elaboración de un plan de estudios en torno a la sostenibilidad en la escuela primaria y secundaria, en el que también participarían CUNY (el sistema de universidades públicas de la ciudad) y los socios de la comunidad.

El plan de Stringer es más ambicioso en varios aspectos. Pide la creación de una empresa de servicios públicos que utilice únicamente energías renovables. Al abordar uno de los aspectos más delicados de la planificación de la resiliencia, se compromete a “crear un programa de restauración de la llanura aluvial a largo plazo que aleje a los propietarios del peligro y ayude a crear costas naturalmente resilientes que puedan proteger nuestros vecindarios”.

La atención a las cuestiones climáticas al principio de la campaña coincide con la iniciativa del Consejo de la ciudad de establecer un sistema de planificación integral. Aunque la resiliencia no es el único objetivo de la planificación integral, una de las principales críticas al enfoque de Blasio sobre el clima ha sido la falta de un enfoque integral. 

Ahora la cuestión es si el pronto enfoque de los candidatos sobre el medio ambiente generará un amplio interés en los votantes y un debate sustancioso para la campaña en medio de tantos temas (reforma policial, COVID-19, el presupuesto) que reclaman la atención en 2021.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *