golden arches

Mike Mozart

Los negocios de comida para llevar son considerados esenciales bajo las órdenes ejecutivas de alquiler de Nueva York, pero decenas de miles de trabajadores probablemente usarán esos trabajos.

Read the English version


Mientras el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo anunciaba el viernes que todos los trabajadores no esenciales deberán quedarse en casa a partir del domingo por la noche, los defensores y los trabajadores de restaurantes llevaron a cabo una rueda de prensa en la que describieron su situación actual y pidieron políticas de emergencia para sobrevivir a esta crisis.

Por ejemplo, en la mayoría de lugares del estado de Nueva York, si un trabajador de un restaurante da positivo en la prueba de COVID-19 su empleador podría hacer que se quedara en casa sin paga, o despedirlo por tomar días de enfermedad, explicó Teófilo Reyes, subdirector de programas e investigación del Restaurant Opportunities Centers (ROC) United. Por lo tanto una de las demandas de los trabajadores de los restaurantes es que se les paguen durante los días que estén enfermos.

La licencia por enfermedad paga ya es ley en la ciudad de Nueva York, y el condado de Westchester tiene una ley similar. Pero esas protecciones son raras en otros lugares. “A medida que más negocios cierran, la presión sobre los trabajadores que aún están en empleados se hace cada vez mayor. Cuando un trabajador da positivo, como ha sucedido en un Waffle House en Georgia y en un Panera Bread en Iowa, se ve obligado a dejar el trabajo sin ningún beneficio. Esto alienta a los trabajadores que todavía están en empleados a no decir nada sobre cualquier síntoma”, dijo Reyes.

La preocupación por las licencias por enfermedad es sólo una de las preocupaciones que enfrentan los trabajadores de los restaurantes. Una preocupación más profunda es que sus trabajos podrían desaparecer, a pesar de que ellos se mantengan sanos.

“A la fecha, 36 estados y el distrito de Columbia han cerrado sus restaurantes y otros negocios de atención al público. Otros tres tienen acceso restringido a los clientes. Millones de trabajadores de restaurantes han visto drásticamente reducidas sus horas de trabajo, y millones más han sido expulsados por completo de sus trabajos”, dijo Reyes.

“Sólo en la ciudad de Nueva York se estima que 500.000 trabajadores perderán su trabajo a finales del mes”, dice un comunicado de ROC. 

Según los trabajadores de los restaurantes, las grandes cadenas corporativas como Applebee’s, IHOP y Denny’s no han dado un paso adelante para hacer frente a la situación de sus trabajadores. Por ejemplo, basándose en una grabación filtrada, McDonald’s peleó contra partes del proyecto de ley sobre el coronavirus propuesto por Trump, que daría a los trabajadores licencia por enfermedad paga. “McDonald’s y la Restaurant Opportunities Centers están liderando el proceso de persuasión política para así evitar que se aprueben las licencias por enfermedad pagas durante la emergencia”, dijo Reyes. (McDonald’s dice que apoya el proyecto de ley, pero se opuso a un mecanismo de financiación dentro del mismo).

Por ahora, Darden y Chili’s han mostrado cierta solidaridad con sus trabajadores ofreciendo asistencia económica a sus empleados que trabajan por horas, dijeron los defensores. “Sin embargo, Chili’s, DINE Brands (propietario de Applebee’s e IHOP), Denny’s y otras cadenas importantes aún se niegan a adoptar una medida de licencia por enfermedad paga”, dijo Reyes.

Por ejemplo, Darden anunció que los trabajadores de tiempo completo recibirán hasta cinco días de enfermedad pagos —días de enfermedad pagos acumulados—, dependiendo del tiempo que el trabajador tenga en la compañía. Pero según Pronita Gupta, directora de calidad de trabajo del Center for Law and Social Policy (CLASP), los trabajadores deben obtener hasta 10 días de licencia por enfermedad con derecho a su sueldo durante la pandemia del coronavirus, así como licencia familiar y médica y acceso a seguro de desempleo.

Según ROC-United, el 55 por ciento de los trabajadores de restaurantes en los Estados Unidos están empleados por cadenas nacionales y regionales. “Sabemos que más del 20 por ciento de los trabajadores de restaurantes están ahora desempleados o han visto sus horas reducidas drásticamente”, dijo Reyes.

James Cadwell, un mesero de 63 años que ha trabajado los últimos 16 años en un Olive Garden cerca de Pittsburgh, dijo que “la compañía no ofrece seguro médico”. 

Cadwell dijo: “Mi salario empezó en $2.83 dólares por hora más propinas —y ahora, después de 16 años—, recibo $2,83 dólares por hora, más propinas!” Debido a esta situación, Cadwell dice que está “preocupado por [su] próximo cheque de pago”. Ya he aplicado por el seguro de desempleo”. 

Y esta estresante situación es compartida por otros trabajadores de restaurantes. “Desde el 12 de marzo cuando comenzaron los cierres en toda la ciudad, no he recibido ningún cheque de pago”, dijo Portia Green, residente de Harlem y madre soltera de una hija de 13 años. “He estado pasando tiempo con mi hija en casa, pero también estoy preocupada por lo que nos sucederá en los próximos días, semanas o meses”.

En colaboración con el Center for Health Journalism, Gehr Center/Akido Labs ofrece esta aplicación como un inserto sin costo en cualquier sitio web de noticias o de cuidados de la salud. Haga clic aquí para tener acceso al código del inserto.

2 thoughts on “Trabajadores de restaurantes en medio de COVID-19 en riesgo y sin protección

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *